El rey que abdicó por sorpresa

El sultan Muhammad V. /Efe
El sultan Muhammad V. / Efe

El sultán Mohamed V se apea del trono rotatorio de Malasia sin decir por qué. Todo apunta a que ha contraído matrimonio con una miss rusa

ZIGOR ALDAMA

No es habitual que un rey abdique. Y menos aún que lo haga sin decir por qué. Sin embargo, Mohamed V de Malasia, que se convirtió en el decimoquinto monarca del país asiático el 13 de diciembre de 2016, anunció el domingo que abandona el trono de forma inmediata. Y lo hizo a través de un escueto comunicado de la Casa Real en el que no se informó de las razones que le han llevado a tomar esta decisión.

«Su majestad ha trabajado durante su reinado para cumplir con sus responsabilidades como jefe de Estado y para convertirse en pilar de la estabilidad, en fuente de justicia y en protector de la unidad del pueblo», recoge el texto. Curiosamente, el primer ministro del país, Mahathir Mohamed, aseguró que no había recibido ninguna comunicación oficial sobre la abdicación y, a pesar de que ha sido siempre muy crítico con la monarquía -a la que desposeyó de su inmunidad durante su anterior mandato, en 1993- rehusó refutar o confirmar los múltiples rumores que corren como la pólvora por el país.

Es la primera vez que un monarca abdica en Malasia desde que el país se independizó del imperio británico, en 1957. Pero no será difícil sustituirlo, porque cuenta con un trono muy peculiar: en él se turnan los nueve sultanes de los diferentes estados de esta federación. La Constitución dictamina que el relevo se lleve a cabo cada cinco años y, de esta forma, un rey puede serlo en varias ocasiones si vive el tiempo suficiente. Es lo que sucedió con el predecesor de Mohamed V, Abdul Halim Muadzan, que se coronó por segunda vez en 2011, cuando tenía ya 84 años.

Pero la repentina abdicación de Mohamed V, que representa a Kelantan y llevaba dos meses de extraña excedencia -teóricamente- por razones médicas, provocó que ayer los sultanes tuviesen que reunirse de forma extraordinaria para determinar qué sucederá a continuación. No obstante, lo que más intriga en las calles es saber si, como especulan muchos e incluso dan por hecho algunos medios de comunicación después de haber visto una reveladora fotografía en Instagram, Mohamed V ha utilizado esos dos meses para contraer matrimonio en secreto con una miss rusa llamada Oksana Voevodina. Esta joven de 25 años llegó a coronarse como reina de la belleza de la capital de su país, Moscú, pero es evidente que no accederá como consorte al trono de Malasia.

A sus 49 años, Mohamed V deja temporalmente huérfana una corona que tiene un valor meramente ceremonial, pero sirve para cohesionar un país compuesto por ciudadanos de orígenes y etnias muy diversas. La mayoritaria es la malaya, que suma en torno al 70% del total y profesa el islam, pero también abundan los malasios de origen chino y, en menor medida, los de origen indio. Es un rico crisol cultural y religioso que, en su mayoría, y por lo menos hasta ahora, respeta la institución monárquica del país.

Foto de la boda.
Foto de la boda.

Temas

Malasia