Trump, en Israel: «Existe una excepcional oportunidad para la paz»

Donald Trump, en el Muro de las Lamentaciones./
Donald Trump, en el Muro de las Lamentaciones.

El mandatario estadounidense se ha reunido con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha visitado la Ciudad Vieja de Jerusalén e irá a la ciudad palestina de Belén

COLPISA

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha expresado este lunes durante una visita a Israel su convicción de que existe una "excepcional oportunidad" de lograr la paz, recuperar la "estabilidad" y también "derrotar al terrorismo" en las zonas de conflicto con Palestina.

más información

"Tenemos ante nosotros una rara y excepcional oportunidad de aportar seguridad, estabilidad y paz a esta región", ha declarado en el aeropuerto internacional de Ben Gurion, en Tel Aviv, reafirmando además el "vínculo indestructible" entre EE UU e Israel.

Después, Trump ha volado en helicóptero hasta Jerusalén para trasladarse a la residencia de su homólogo israelí, Reuvén Rivlin, al que ha asegurado que la oposición a Irán había cambiado la percepción que el mundo árabe tiene respecto a Israel.

"Hemos llegado de Arabia Saudí y nos trataron increíblemente bien, con muy buenos sentimientos hacia Israel. Lo que ha pasado con Irán ha acercado a muchas otras partes de Oriente Medio a Israel y podría decirse que eso es un beneficio", le ha dicho Trump a Rivlin.

"He visto una gran diferencia de sentimientos hacia Israel de países que no los sentían muy bien hace no tanto tiempo. Ha acercado a mucha gente y creo que vosotros lo habéis visto y lo habéis mencionado en muchas ocasiones. Esto es realmente positivo", ha añadido.

"Cada reto crea oportunidades", ha respondido Rivlin. "Es un reto y una oportunidad. Tenéis una gran oportunidad", le ha comentado Trump más tarde, asegurando que la gente de la región "ya ha tenido suficiente derramamiento de sangre y muertes". Según han informado los periodistas que siguen la visita presidencial, se trata de los primeros comentarios largos, espontáneos y fuera de guion de Trump desde que inició su primer viaje al extranjero.

El secretario de Estado yanqui, Rex Tillerson, también ha afirmado que Trump realizará esfuerzos para lograr la paz en Oriente Próximo si los líderes israelíes y palestinos están dispuestos a implicarse seriamente en tal proceso. Por otro lado, ha aclarado que una reunión a tres entre Trump, Netanyahu y el presidente palestino, Mahmud Abás, no sería adecuada en este viaje sino "en una fecha posterior".

Ciudad Vieja de Jerusalén

Trump se ha convertido hoy en el primer presidente de EE UU en activo en visitar el Santo Sepulcro y el Muro de las Lamentaciones, lugares sagrados del Cristianismo y el Judaísmo, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, en lo que la comunidad internacional considera territorio palestino ocupado.

Hasta ahora, los mandatarios estadounidenses y europeos habían evitado este itinerario por el significado político que tiene, al estar en la zona oriental de Jerusalén, ocupada por Israel en la Guerra de los Seis Días de 1967, anexionada en 1980 con la condena de la ONU, y que los palestinos reivindican como capital de su futuro estado.

Trump ha querido cambiar esto y, horas después de llegar a la región, se dirigió a la ciudadela amurallada de Jerusalén, donde primero fue al Santo Sepulcro, en el que la tradición cristiana sitúa el lugar de la crucifixión, enterramiento y resurrección de Jesús, que visitó rodeado de representes de las iglesias ortodoxa griega, armenia y católica.

El presidente estadounidense, su esposa Melania, su hija Ivanka y su yerno, Jared Kushner, llegaron pasadas las 15:30 hora local (12:30 GMT) a la basílica andando por las estrechas callejuelas del zoco escoltados por religiosos revestidos de ceremonia, que golpeaban rítmicamente el empedrado con bastones.

En la iglesia se detuvieron en el Calvario o Gólgota (lugar de la crucifixión) y la Piedra de la Unción, donde se preparó el cuerpo de Cristo tras ser bajado de la cruz, además de la tumba de Jesús y el relicario del Patriarcado Griego Latino.

Seguidamente la comitiva se desplazó al Muro de las Lamentaciones, a pocos metros del Santo Sepulcro, acompañada del rabino del muro, Shmuel Ravinovich. En el Muro, Trump, con la cabeza cubierta como es preceptivo por una kipá (solideo judío), rezó unos instantes mientras tocaba las grandes piedras y, siguiendo la tradición, depositó en los intersticios un papel con una petición.

Su esposa e hija rezaron en el lugar del muro destinado a las mujeres. La explanada que se abre al Muro de las Lamentaciones estuvo protegida por un gran panel y el acceso estuvo prohibido desde horas antes de su llegada. A las 18:00 hora local Trump se reunirá con Netanyahu en el hotel donde se hospeda, el histórico King David, y hora y media más tarde ambos harán una breve declaración conjunta en la residencia oficial de éste, donde habrá luego una cena de honor.

Y luego, a Belén

El próximo martes, Trump se desplazará por la mañana a la ciudad palestina de Belén, en Cisjordania, donde se reunirá a las 10:00 hora local con Abás. Su siguiente parada será de nuevo en Jerusalén para la visita al Museo del Holocausto (Yad Vashem), obligada para todo dignatario extranjero que viaje a Israel, y para la que la Casa Blanca ha reservado solo 15 minutos.

A las 14:00 hora local (11:00 GMT) Trump dará su esperado discurso en el Museo de Israel, en el que se espera que se refiera a la necesidad de avanzar hacia paz en la región.

Esta será su última actividad pública, tras la que regresará a Ben Gurion para a las 16:00 (13:00 GMT) poner fin a la visita de 28 horas y viajar a Roma, donde proseguirá esta primera gira internacional, que incluye paradas en Arabia Saudí, Israel, Palestina, el Vaticano, Bélgica e Italia.