Países Bajos y Turquía rompen en Róterdam

Turcos residentes en los Países Bajos protestas en Róterdam. /
Turcos residentes en los Países Bajos protestas en Róterdam.

La Haya impide un mitin de un canciller turco, retiene a otra política y Erdogan responde con una denuncia de «nazismo»

COLPISA/ AFP

Holanda impidió este sábado que el avión del canciller turco aterrizara en su territorio para que pudiera encabezar un mitin, lo que provocó acusaciones de "nazismo" del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, calificadas de "locura" por La Haya.

Todo comenzó cuando el Gobierno de los Países Bajos anunció que "retiraría los derechos de aterrizaje" en suelo nacional del aparato en el que volaba el ministro de Relaciones Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu. "Las autoridades turcas amenazaron públicamente con sanciones. Esto imposibilita la búsqueda de una solución razonable", explicó el gobierno holandés en un comunicado.

El anuncio de La Haya de impedir el aterrizaje del vuelo del ministro provocó una airada reacción del presidente Recep Tayyip Erdogan, que consideró la decisión tomada como un "vestigio del nazismo" y amenazó a La Haya con represalias. Esas declaraciones son "una locura" dijo a su vez el primer ministro holandés Mark Rutte a los reporteros, en plena campaña electoral holandesa. "Entiendo que estén enfadados pero esto es desproporcionado", añadió.

Cavusoglu había desafiado a La Haya al mantener su visita a Róterdam para participar en un mitin electoral de la campaña del referéndum que busca reforzar los poderes del presidente turco, previsto en Turquía el 16 de abril. El mitin había sido anulado desde el miércoles por el alcalde de Róterdam, alegando la indisponibilidad del gerente de la sala.

En otra arista de la crisis, la ministra de la Familia, Fatma Betül Sayan Kaya, llegada a Róterdam por tierra desde Alemania, fue bloqueada por la policía a 30 metros del consulado, indicó la televisión turca NTV. "Estamos aquí desde hace cuatro horas", declaró. "La policía no me autoriza a entrar en el consulado", agregó la ministra que indicó que las autoridades le pidieron que dejara el país y que volviera a Alemania. "No voy a irme hasta que me permitan encontrarme con mis compatriotas, aunque sea por cinco minutos", agregó. Fue conducida por la policía neerlandesa hasta la frontera, informó este domingo el alcalde de la ciudad.

Al final, Cavusoglu pudo aterrizar por la noche en Metz, una ciudad del noreste de Francia, donde tiene previsto participar en un mitin de apoyo a Erdogan el domingo, después de que Francia hubiera anunciado que autorizaba el desplazamiento del ministro. La prohibición de La Haya fue tildada de "inaceptable" por Cavusoglu. En la tarde se concentraron en Estambul unas cincuenta personas ante el consulado de Holanda para pedir al gobierno turco que "resista". "Podéis prohibir a nuestro ministro de Exteriores volar, pero a partir de ahora veamos cómo vuestros vuelos aterrizarán en Turquía", amenazó Erdogan.

Mientras tanto, el sábado por la noche se cerraron las misiones diplomáticas de Holanda en Estambul y en la capital de Turquía, Ankara, por "razones de seguridad", según fuentes del ministerio turco de Relaciones Exteriores. "Las residencias del encargado de negocios de la embajada y del cónsul general también" fueron cerradas, señalaron las mismas fuentes.

La crisis no se cerró en el ámbito político. La policía neerlandesa utilizó caballos y cañones de agua para dispersar una protesta en Róterdam. Más de 1.000 personas que estaban congregadas fuera del consulado turco para protestar fueron dispersadas por la policía.

Tensión política

La campaña realizada en Europa para la diáspora turca, con motivo del referéndum en Turquía, es la causa de las tensiones entre varios países y Ankara, empezando por Alemania, donde varias ciudades anularon mítines a favor de Erdogan. El presidente turco también acusó el 5 de marzo a Alemania de "prácticas nazis", declaración que provocaron el enfado de Berlín. Pero la canciller Angela Merkel hizo un llamamiento para "mantener la sangre fría".

Alemania alberga la mayor comunidad turca en el extranjero, con 1,4 millones de personas. En los Países Bajos hay cerca de 400.000 personas de origen turco, según las estadísticas oficiales. Varios países manifestaron su malestar por esta campaña. Suiza y Austria también que prohibieron el viernes la celebración de mítines electorales en presencia de miembros del partido AKP de Erdogan, argumentando posibles alteraciones del orden público. El canciller austriaco Christian Kern pidió hace una semana una "respuesta colectiva de la Unión Europea para impedir estos eventos de campaña" de responsables turcos en países de la UE.

La crisis entre Países Bajos y Turquía se produce unos días antes de las elecciones legislativas neerlandesas, en cuya campaña el islam ha sido uno de los grandes temas. Según encuestas recientes, el partido del diputado antiislam, Geert Wilders, llegaría en segundo lugar.