La extremeña María Lemus presenta en Madrid Fashion Week su nueva colección de estilo 'hippie'

Los diseñadores de María Ke Fisherman, María Lemus y Víctor Alonso, durante el desfile de la firma en la 68 edición de la pasarela Mercedes-Benz Fashion Week Madrid/
Los diseñadores de María Ke Fisherman, María Lemus y Víctor Alonso, durante el desfile de la firma en la 68 edición de la pasarela Mercedes-Benz Fashion Week Madrid

La propuesta de la firma María Ke Fisherman juega a imaginar cómo sería el festival de Woodstock de los años 60 con un estilo futurista

EFE / REDACCIÓN

La firma joven Maria Ke Fisherman ha presentado su nueva colección, una propuesta que aúna el universo hippie de los años 60 con un armario futurista y con la que han querido demostrar que su moda, pese a recoger influencias de distintas épocas, genera tendencias inéditas.

«Es la primera vez que estamos contentos al cien por cien con lo que hemos hecho», ha explicado Víctor Alonso, el componente masculino de Maria Ke Fisherman. Tras ausentarse de la pasada edición de Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, la firma, que ha vestido a celebridades como Lady Gaga o Miley Cyrus, ha vuelto con mucha fuerza.

Lo ha hecho con una propuesta que juega a imaginar cómo sería el festival de Woodstock de los años 60 si se celebrara dentro de un siglo, una reunión hippie del futuro que María Lemus, ganadora del premio Extremeño de HOY 2016 y Víctor Alonso, el tándem creativo de la marca, han visualizado con colores claros, pocos estampados y patrones «muy trabajados». Aunque han sido escasos, los diseños tan característicos de esta época ha sido uno de los pocos presentes en la muestra, en la que han primado las piezas de colores planos.

«Un futuro lleno de luz», resume Alonso, que atribuye su satisfacción como diseñador al hecho de que, gracias a ese «parón» fuera de la Semana de la Moda, tanto él como su compañera han podido profundizar mucho más en el concepto que hay detrás de esta colección, que se ha presentado en un escenario «faraónico»: las obras del edificio Caleido, el nuevo rascacielos de la ciudad.

A pesar de enmarcarse en ese evento del mañana, los nuevos diseños de Maria Ke Fisherman, evitan desgastar una visión tecnológica del porvenir. Por eso, los tejidos técnicos, habituales en sus propuestas, han pasado a un segundo plano en favor de hilos de algodón poco trabajados y materiales más propios de sacos ásperos que de prendas futuristas.

El trabajo manual ha quedado patente en piezas de crochet confeccionadas a mano, como unos pantalones ligueros, vestidos largos y «tops», todos ellos llevados al terreno de Maria Ke Fisherman con asimetrías y aperturas que revelan partes del cuerpo, como los muslos o el torso, y en colores flúor. Se trata de una moda artesana y rabiosamente urbana, que va un paso por delante de la calle.

Entre las novedades, destaca una línea de prendas básicas que pretenden ser «más accesibles a todo el mundo», como los pantalones campana de tiro alto y las camisas masculinas, y que contrastan con sus características superposiciones y aberturas, solo aptas para los «club kids».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos