Meghan quiere a los Clooney de padrinos de bautizo

Meghan quiere a los Clooney de padrinos de bautizo

La prensa británica saca chispas alsupuesto enfado de la duquesa de Sussex con su cuñada Kate Middleton

I. O. DE OLANO

Lla máquina de hacer noticias en que se ha convertido la Casa Windsor desde que hace un año se anunció el compromiso del díscolo príncipe Enrique con la actriz Meghan Markle (y desde que el Brexit entró en la cuenta atrás) tiene de lo más entretenidos a los cortesanos y a los periodistas locales del 'cuore'. A falta aún de media gestación, acaba de trascender que la hasta hace dos días encantadora duquesa de Sussex -ahora una déspota caprichosa, según los medios ingleses- quiere convertir a George Clooney y a su esposa Amal en los padrinos de bautizo de su bebé, el primero, que se espera nazca la próxima primavera.

La naturaleza hollywoodiense de su elección -en línea con una boda a la que también acudió la glamourosa pareja- no ha hecho mucha gracia en palacio, donde empiezan a cansarse del halo cinematográfico que la artista imprime a su vida como miembro de la recia familia real. En particular, a la soberana, de la que dicen continúa airada desde que la americana se permitió descartar la elección de tiara que la propia Isabel II hizo para su enlace con su nieto y se decantó por otra.

Sin embargo, el desencuentro al que la prensa inglesa está sacando más chispas es al presunto enfado de Markle con su cuñada la duquesa de Cambridge, y que podría estar detrás de la mudanza emprendida por los futuros papás para vivir alejados del príncipe Guillermo y de su esposa. La reportera del diario británico 'The Telegraph' Camilla Tominey sitúa el origen del cisma en los preparativos de la boda de Meghan. En concreto, en las pruebas del vestido de los pajes, entre los que se encontraba la princesa Carlota, segunda hija del primogénito de Lady Di y de Kate Middleton, y de la que esta última «salió llorando».

 

Fotos

Vídeos