Isabel Preysler ingresa en el Museo de Cera

Preysler se deja tomar medidas para la confección de su 'clon'. :: r. c./
Preysler se deja tomar medidas para la confección de su 'clon'. :: r. c.

Su figura se unirá a la de su pareja, Mario Vargas Llosa, para reemplazar a las de Angelina Jolie y Brad Pitt en el balcón de Romeo y Julieta de la atracción madrileña

ICÍAR OCHOA DE OLANO

La sempiterna reina de corazones, la emperatriz de la crónica social española, la señora del papel 'couché', la diosa de la tecnología médico-estética se ha dejado clonar. No se sabe bien si ha sido a la desesperada, para marcarse un 'Dorian Gray', o bien, para no dejar solo a su pareja, el escritor Mario Vargas Llosa, replicado hace ya once años para el Museo de Cera de Madrid. El caso es que, doce meses después de que arrancaran los trabajos para esculpir una Isabel Preysler II con la toma de medidas antropométricas a la susodicha, la atracción está preparado para levantar el telón.

Ocurrirá el próximo jueves, a las ocho de la tarde. El centro ha citado ese día, a esa hora, a la original y a la prensa para descubrir el clon. En la hipótesis de que se trate de un trabajo minucioso y certero, y el parecido entre ambas sea razonable, la pista fundamental para distinguir al personaje real del inerte será la vestimenta. Preysler ha cedido al museo el vestido, uno de cóctel en color azul marino oscuro, los zapatos y el bolso que lucirá su álter ego de cera, al que se rematará con unos pendientes sencillos. Todo muy minimalista.

«Con todos los personajes se trabaja siempre duro, pero en este había que conseguir reflejar el refinamiento y la elegancia, de los que ella es su máxima representante», han explicado portavoces del centro a 'Vanity Fair'.

La mudanza del Nobel

Una vez que las gemelas sean inmortalizadas por los fotoreporteros, la Preysler de cera se trasladará a su emplazamiento definitivo dentro del complejo. La dirección ha elegido el más romántico, ocupado hasta ahora por la pareja formada por Angelina Jolie y Brad Pitt. Los actores estadounidenses, en convulso proceso de divorcio, ya no se asomarán más al balcón de Romeo y Julieta con el que la atracción rememora a William Shakespeare y a sus personajes. A partir del próximo jueves serán Isabel Preysler y el autor peruano quienes «representen el amor eterno», ha dicho el centro. Muerto el amor, los Brangelina están de sobra.

Para culminar el cambio, el Nobel de Literatura tendrá, eso sí, que mudarse. Clonado desde 2007, el creador de 'La fiesta del chivo' está actualmente situado junto a otros ilustres escritores en el llamado 'Café literario', no lejos, por cierto, del primer marido de su novia, el cantante Julio Iglesias, quien también forma parte de la colección permanente de personajes del museo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos