La exclusiva boda de Belén

La 'princesa del pueblo' se casa en un antiguo convento de Alcalá de Henares. La pareja puso todos los medios para evitar filtraciones que reventaran la información del enlace, vendida a '¡Hola!' por unos 100.000 euros

B ajo los 30 grados de la localidad madrileña de Alcalá de Henares, Belén Esteban (45 años, Madrid) se casó por segunda vez tras la ruptura con su primer marido, Fran Álvarez. La 'princesa del pueblo' eligió la lujosa finca La Vega de Henares, un antiguo convento reformado, en un terreno de unas 500 hectáreas, para contraer matrimonio con Miguel Marcos. La pareja apostó por un lugar apartado de la ciudad -solo se puede acceder al recinto a través de un puente- para evitar filtraciones que reventarían la exclusiva de la boda para la revista '¡Hola!', por la que Belén cobraría una cantidad cercana a los 100.000 euros.

Los casi 290 invitados acudieron a la finca entre férreas medidas de seguridad. Al llegar, los asistentes tuvieron que abrir el maletero de sus coches para un control y dejar sus móviles fuera de la ceremonia hasta el final de la fiesta. A priori, no se podían publicar instantáneas en redes sociales ni comunicarse con el exterior. Tampoco faltaron inhibidores de frecuencia y antidrones para torpedear el trabajo a los 'paparazzis'. Belén guardó los detalles de la boda para la exclusiva, pero concedió a 'Socialité' su última entrevista antes del acto, en la que se emocionó al recordar a su padre, fallecido en 2006. «Estos días echas de menos a la gente que no está, pero donde esté, sé que estará viéndome en primera fila», dijo en este programa de Telecinco.

A la boda acudieron rostros ligados a Telecinco, cadena con la que Belén colabora ininterrumpidamente desde el año 2004 y que ayer se volcó con el acontecimiento con una programación especial que comenzó por la mañana. Entre los numerosos famosos invitados estaba la colaboradora de 'Sálvame' Mila Ximénez, amiga íntima de la novia, que optó por un traje de Ágatha Ruíz de la Prada o la presentadora Carlota Corredera, quien apostó por un vestido de color azul pato diseñado por Hannibal Laguna.

Por su parte, el director de 'Viva la Vida', Raúl Prieto, fue el padrino del enlace a petición expresa de Belén. Entre los testigos estaban algunos de sus compañeros más cercanos de 'Sálvame', como Gema López, María Patiño o Antonio Rossi. También acudieron los presentadores Jordi González, María Teresa Campos -con sus dos hijas, Carmen Borrego y Terelu- y Jorge Javier Vázquez, que abandonó el enlace pronto para presentar 'Sábado Deluxe'. Por el contrario, Toñi Moreno y Edmundo Arrocet suspendieron su asistencia a última hora aduciendo motivos personales.

La boda contó con actuaciones musicales y dos amplias discotecas. La pareja contrató al catering del restaurante un menú que rondó los 150 euros por persona y otro infantil con un precio de 60 euros por niño.

Sobre el vestuario, la colaboradora de televisión llevó dos vestidos -uno para la ceremonia y otro para el banquete-, aunque, al cierre de la edición de este periódico, todavía no se había desvelado el nombre del diseñador.