Cuéntaselo al juez

Imanol Arias y Ana Duato, los Alcántara en la pantalla. :: r. c.

La Audiencia Nacional quiere juzgar a Imanol Arias y Ana Duato por fraude fiscal.Les acusa de participar en un chiringuito tributario

A. PANIAGUA

Si nada o nadie lo remedia, Ana Duato e Imanol Arias tendrán que contar cómo pasó. El juez de instrucción de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha propuesto que la pareja de actores que encarna al matrimonio Alcántara vaya a juicio por un presunto delito contra la Hacienda Pública. Al patriarca de la serie se le atribuye haber defraudado 2,7 millones de euros, mientras que su esposa en la ficción es acusada de eludir al fisco 1,9 millones, un ilícito al que el magistrado le suma otro cargo, el de falsedad documental.

No son los únicos que tienen problemas con la administración tributaria. La petición de encausar a los cómicos se inscribe dentro del 'caso Nummaria', en el que el instructor pide el juicio para otros 29 imputados y seis personas jurídicas, todas ellas vinculadas de una manera u otra al despacho Nummaria, un bufete que, según los investigadores, diseñó un entramado societario para distraer la vigilancia fiscal. De acuerdo con la resolución dada a conocer ayer, Arias y Duato pretendieron que Hacienda no supiera demasiado. Pero los inspectores, la Fiscalía Anticorrupción y la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional no se tragan la versión de los actores, por mucho que durante una veintena de temporadas hayan sido muy convincentes en la recreación de la historia española reciente.

Conscientes de la ilegalidad

Como cerebro de toda esta red de elusión fiscal se apunta a Fernando Peña, máximo responsable del equipo de abogados. Para armar todo ese chiringuito fiscal habría recurrido a quienes tenía más cerca: a su hijo Pedro Ángel Peña Bello y a los jefes de los distintos departamentos del bufete, esto es, José Luis Álvarez, Pedro Mena y Francisco Javier Gómez. Cada uno de ellos tenía su misión, actuaban coordinados y repartiéndose las funciones. Todos ellos, asegura la Audiencia, sabían lo que hacían. Eran conscientes de que estaban saltándose la ley y de que las tramas «iban a ser utilizadas para realizar actividades delictivas», razona el magistrado Moreno.

Manuel María Arias Domínguez, por todos conocido como Imanol Arias, ha ingresado después de las pesquisas de los inspectores de Hacienda 2,3 millones de euros como pago de las cuotas no abonadas de los ejercicios 2009 y 2010 a través de declaraciones complementarias.

El nombre del marido de Duato y productor de la serie, Miguel Ángel Bernardeau, también aparece citado como partícipe del procedimiento de ocultación. Al igual que su compañero de reparto, la actriz que da vida a Merche ha satisfecho parte de lo que le demanda la Agencia Tributaria, al desembolsar 838.163 euros, correspondientes a los ejercicios de 2010, 2011 y 2012.

La maraña supuestamente creada para desviar la atención del fisco sobre Duato era verdaderamente intrincada y muy parecida a la ingeniada para el actor. Según el juez, la actriz cedía sus derechos de imagen a una sociedad bajo su control, Gaumukh Aeie, participada en un 40% por la firma inglesa Nevington Ltd y en un 60% por Grupo Ganga Producciones, de la que es socia junto con su marido. A la vista de los laberintos societarios urdidos, el juez pide investigar a Peña por un presunto delito de blanqueo de capitales.