La ex de Berlusconi deberá devolverle 60 millones

Silvio Berlusconi y Veronica Lario, cuando aún estaban casados. :: r. c./
Silvio Berlusconi y Veronica Lario, cuando aún estaban casados. :: r. c.

El Tribunal Supremo italiano anula la pensión de divorcio y obliga a Veronica Lario a reintegrar al magnate todo el dinero percibido

P. MUÑOZ

La segunda exmujer de Silvio Berlusconi, Veronica Lario, deberá devolver al magnate italiano unos 60 millones de euros que recibió tras el divorcio, tal como ordenó el viernes el Tribunal Supremo transalpino. Esta corte confirmó así la sentencia dictada por el Tribunal de Apelación de Milán en noviembre de 2017, que ya dio la razón al fundador de Forza Italia.

El Alto Tribunal considera que Berlusconi cumplió debidamente sus obligaciones económicas con su exmujer cuando estaban casados y le proporcionó bienes muebles e inmuebles de valor excepcional. Los magistrados señalan que, por otra parte, Lario no incrementó en ninguna medida la fortuna de su exmarido, por lo que los 60 millones percibidos tras el divorcio deberán ser reembolsados al empresario.

La disputa legal entre ambos comenzó en mayo de 2009, cuando ella pidió el divorcio a raíz del escándalo por la aparición en la prensa de unas fotos en las que el político conservador asistía al cumpleaños de una chica de 18 años.

Una visita al camerino

Veronica Lario, nombre artístico de Miriam Raffaella Bartolini (Bolonia, 19 de julio de 1956), conoció a Silvio Berlusconi en 1980 durante una representación de 'Il magnifico cornuto' en el Teatro Manzoni de Milán, propiedad del magnate. La actriz se mostraba desnuda en la obra y, al término de la representación, el empresario se presentó en su camerino para conocerla. Debió de impresionarle lo que vio, porque casi inmediatamente la retiró de la escena y le puso un pisito en Milán, donde mantuvieron una relación clandestina. Al cabo de cinco años, después que Silvio se divorciara de Carla Dall'Oglio, su primera mujer, Veronica se fue a vivir con él. Para entonces ya había nacido su hija Bárbara, a la que sigueron Eleonora y Luigi, que se sumaron a los dos que Berlusconi tuvo con su primera esposa, Pier Silvio y Marina. El 15 de diciembre de 1990 se casaron. 19 años después, y cuando los rumores sobre las infidelidades de su marido eran clamorosos, Veronica llamó a sus abogados.

En diciembre de 2012 el Tribunal de Milán estableció para Lario una pensión de 3 millones de euros al mes, sentencia que fue recurrida por Berlusconi. En junio de 2016, el Tribunal de Monza rebajó la suma a 1,4 millones de euros al mes. Ahora el Supremo le ha terminado de cerrar el grifo.