Archie, a secas

Meghan Markle muestra su bebé a la reina Isabel, el duque de Edimburgo y su madre, ante la mirada embelesada de Enrique. :: r. c./
Meghan Markle muestra su bebé a la reina Isabel, el duque de Edimburgo y su madre, ante la mirada embelesada de Enrique. :: r. c.

Los duques de Sussex posan por primera vez con su bebé,«un niño muy dulce y calmado»

I. CUESTA

En el epicentro de esa expectación que en Gran Bretaña solo es capaz de provocar la llegada al mundo de un nuevo miembro de la familia real, el duque y la duquesa de Sussex presentaron ayer a su hijo: Archie Harrison Mountbatten-Windsor. Envuelto en una toquilla blanca y con la cabeza cubierta por un gorrito de ese mismo color, el pequeño Archie (ni Alejandro, ni Jacobo, ni Arturo, nombres que dominaban las apuestas) permaneció dormido en brazos de su padre durante los pocos minutos en que los Sussex posaron para la prensa.

«Es mágico; es increíble, tengo a los dos chicos más maravillosos del mundo al lado, así que estoy feliz... Muchísimas gracias a todos por toda la amabilidad y los buenos deseos. Significa mucho para nosotros», aseguró la orgullosa madre, que para su primera aparición pública tras el parto eligió un vestido blanco estilo esmoquin de doble botonadura, de Givenchy, que dejaba bien claro que a su alteza real le queda aún mucho para recuperar su figura.

La duquesa aseguró también que el bebé es muy dulce y muy calmado, a lo que Enrique respondió bromeando: «No sé de quién lo habrá heredado. De mí no...». Y cuando les preguntaron a quién se parecía el recién nacido, el príncipe se explayó en tono festivo: «Todos dicen que los bebés cambian mucho en dos semanas, así que básicamente vamos a monitorizar cómo sucede realmente el proceso de transformación durante el próximo mes. Pero su aspecto cambia cada día, así que ¡quién sabe!». En definitiva, aún tardarán en saber si el niño se parece a los Windsor, es morenito como su madre o acaba siendo una de esas mezclas perfectas que suelen producirse cuando los padres pertenecen a razas diferentes.

Según los orgullosos padres, habrá que esperar para saber a quién se parece

Solo un reducido grupo de periodistas y fotógrafos fue autorizado a inmortalizar la presentación del bebé. Cuando le pidieron al príncipe que mostrara más la cara de su hijo a las cámaras, Enrique bromeó: «También tiene un poco de vello facial, maravilloso».

La primera foto de familia

La primera sesión de fotos de 'Baby Sussex', como fue bautizado extraoficialmente antes de hacerse público su nombre, tuvo lugar en el patio de la capilla de Sant George del castillo de Windsor, a pocos metros del lugar donde la pareja ha fijado su residencia. Minutos después de su presentación al mundo, los duques anunciaron en su cuenta de Instagram que su hijo se llamará Archie Harrison, junto a una fotografía en la que aparece el bebé en brazos de su madre junto a su abuela Doria Ragland, sus bisabuelos la reina y el duque de Edimburgo y el padre de la criatura.

El nuevo miembro de la familia real, séptimo en la línea de sucesión al trono detrás de su abuelo Carlos, su tío Guillermo, los tres hijos de éste y su propio padre, no tendrá tratamiento de alteza por deseo expreso de los padres. Muchos británicos esperaban que Enrique le cediera el título de conde de Dumbarton, uno de los muchos que posee, o que lo presentara como lord Archie. Pero no. Archie no es ni siquiera Archivald, del que su nombre es diminutivo.