Menos visitas al hospital para los pacientes de hematología

Los profesionales extremeños realizaron las primeras sesiones bajo tutela y desde hace unos meses ya actúan sin ella. :: j. v. arnelas/
Los profesionales extremeños realizaron las primeras sesiones bajo tutela y desde hace unos meses ya actúan sin ella. :: j. v. arnelas

El equipamiento de tercera generación está activo en la región desde enero y es utilizado por una veintena de personas | Los nuevos equipos de aféresis permiten a los enfermos espaciar sus tratamientos

José M. Martín
JOSÉ M. MARTÍN

Una veintena de pacientes extremeños se benefician desde principio de año de los nuevos equipos de aféresis de los que disponen los servicios de Hematología del Hospital Universitario de Badajoz y del Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres.

La principal ventaja que tiene el equipamiento de tercera generación que se usa en la actualidad es que los pacientes que lo necesitan pueden espaciar sus tratamientos y hacer menos visitas al centro sanitario. Sus usuarios son personas que presentan patologías por las que se deben realizar extracciones de sangre periódicas.

Es el caso de Nuria Machío, que padece drepanocitosis, una enfermedad que provoca que sus glóbulos rojos tengan una especial viscosidad y produzcan obstrucciones muy dolorosas. Hasta enero acudía cada dos o tres semanas al Hospital de Mérida para hacerse transfusiones. Ahora solo tendrá que pasar ocho veces al año por el Hospital Universitario. «Desde la primera sesión los resultados han sido muy buenos, me parece mentira estar tan bien», reconoce Machío.

 «Con la nueva dotación, las sesiones son mucho más seguras, más precisas y más eficaces»

«Con la nueva dotación, las sesiones son mucho más seguras, más precisas y más eficaces» José Manuel Vagace | Jefe de Servicio de Hematología

La máquina sirve para extraer las células o el componente dañino para el organismo y, al mismo tiempo, realizar una transfusión de sangre o introducir un componente sano, según explica José Manuel Vagace, jefe del servicio de Hematología en el Hospital Universitario de Badajoz.

Estos tratamientos se llevan haciendo muchos años. Las primeras máquinas de aféresis en la región datan de la década de los 70 del siglo pasado. Con el paso del tiempo, han avanzado para lograr un mayor equilibrio entre los líquidos que entran y salen del organismo de forma que evitan complicaciones. «La máquina tiene una serie de sensores que permiten garantizar que no se pone en riesgo la salud de las personas y estima, con total precisión, cual va a ser la cifra de hemoglobina al final del procedimiento y cuántas bolsas va a ser necesario recambiar para el objetivo que nos marquemos», indica Vagace.

Control

Durante el procedimiento, el mismo equipo controla la tensión arterial y cuenta con alarmas para detectar incidentes que puedan resultar problemáticos. «Los tratamientos con la nueva máquina son mucho más seguros, más precisos y más efectivos», indica el jefe del servicio de Hematología.

Para el correcto manejo de este equipamiento, los profesionales extremeños se han tenido que formar. Los responsables del servicio acudieron a varios centros de Madrid para obtener información. «Luego se inició su utilización con una tutela de especialistas y ahora que nuestros enfermeros tienen suficiente experiencia, la manejamos sin tutela», detalla Vagace.

Más allá de su uso terapéutico, estas máquinas también sirven para facilitar las donaciones. «Pueden obtener cualquiera de los hemocomponentes de la sangre (hematíes, glóbulos blancos o plaquetas) y también solo el plasma», indica el responsable sanitario, que añade que principalmente se utiliza para la donación de plaquetas.

El Servicio Extremeño de Salud confirma que se realizan unas 15 plaquetoféresis al mes en la región. «La donación mediante esta máquina tiene la ventaja de que se obtiene un concentrado de plaquetas que es suficiente para transfundir a un adulto enfermo, cuando habitualmente se necesitan varias donaciones para un paciente», confirma Vagace.

Más