Los visados para viviendas nuevas crecen un 18% en el último año en Extremadura

Bloque en construcción en la avenida de Elvas de Badajoz. :: hoy/
Bloque en construcción en la avenida de Elvas de Badajoz. :: hoy

Las licencias registradas para la construcción de edificios residenciales y de otros usos, así como para reformas, son las más altas desde 2011

José M. Martín
JOSÉ M. MARTÍN

El sector de la construcción extremeño tiene motivos para el optimismo. El ejercicio que acaba de finalizar es el mejor desde 2011 en cuanto a visados de obra nueva para viviendas y a licencias de restauración o reforma en inmuebles de uso residencial. Además, estamos comenzando un año electoral, en el que habrá comicios regionales, locales y quizá nacionales, por lo que se espera que aumenten las licitaciones de obra pública.

Los agentes del sector son cautos a la hora de valorar estas cifras y, sobre todo, se muestran escépticos en cuanto a las posibilidades que se abren en relación a una mayor promoción de obra desde las administraciones públicas. «Somos relativamente optimistas porque las perspectivas que manejamos de cara a 2019 son halagüeñas, pero la tendencia de cambio positivo que se observa en el resto de España está tardando en llegar a Extremadura», entiende José Luis Iglesias, gerente de la Federación Regional de la Pequeña y Mediana Empresa de la Construcción, Pymecon.

Sí es un hecho el crecimiento de un 18,68%, respecto a 2017, de los visados para la construcción de viviendas en Extremadura, según los datos del Ministerio de Fomento relativos a los primeros diez meses del año, ya que faltan por confirmarse los números de noviembre y diciembre. El número total asciende a 1.169 y tomando como referencia el año 2016, que arrojó mejores resultados que el pasado, el aumento de estas licencias supera el 13%. Más se nota la diferencia en relación a 2015, con un 68,6% más de visados, y a 2014, el peor año desde que estalló la crisis económica, en el que hubo menos de la mitad de los actuales. «Se están haciendo y se van a hacer más promociones de viviendas, pero no al ritmo que consideramos necesario», según Iglesias.

Aún así, nada tienen que ver estos números con los más de 13.500 visados que se registraron hasta octubre de 2007, un año que terminó superando los 18.000.

Reforma

Igualmente, entre enero y octubre de 2018 el Ministerio de Fomento contabilizó 997 visados de obra para reformar o restaurar viviendas. Este número es un 13,3% superior a los que se registraron en el mismo periodo de tiempo de 2017 y más de 14 puntos porcentuales a los de 2016.

En ambos casos, tanto en obra nueva como en restauración, los datos de los diez primeros meses de 2018 son los mejores desde 2011. Si noviembre y diciembre siguen en la misma línea, el número final de visados al cerrar el año también será el más alto en seis ejercicios.

En el conjunto de la obra nueva, hasta el mes de octubre del año pasado se contemplan en Extremadura visados para 1.026 edificios. De ellos, 736 son de uso residencial. «Esto significa que hay demanda de vivienda y lo lógico es que los precios sigan aumentando de cara a 2019», comenta el gerente de Pymecon, que se refiere al despoblamiento que sufre Extremadura y a las dificultades de los jóvenes para acceder al mercado laboral como algunos de los motivos más destacados para que la construcción de viviendas no termine de despegar en la región.

Por otro lado, los visados de obra nueva para edificios de uso no residencial suman 290, el número más alto de los siete últimos años.

En lo que se refiere a los diferentes comicios que hay programados el presente año y a que éstos puedan acarrear un aumento de licitación de obra pública, los agentes del sector de la construcción no lo tienen tan claro. «Cuando se aproxima un proceso electoral se paralizan las inauguraciones, por lo que incluso puede resultar negativo», en palabras de Iglesias.

Las dudas también vienen dadas por el panorama que surja de las urnas y por las dificultades de formar gobiernos, lo que puede ralentizar la aprobación de las inversiones. En la misma línea, ven preocupante que no salgan adelante los presupuestos nacionales, algo que puede resultar negativo para el sector.

Más