Hervás: Una vía verde para recrearse

Nace junto al puente ferroviario de Hervás, más conocido como el puente de hierro, y termina unos cinco kilómetros más allá de Béjar, muy cerca de la localidad de Navalmoral de Béjar

Hervás: Una vía verde para recrearse
Andy Solé
Antonio J. Armero
ANTONIO J. ARMEROCáceres

Una pareja y dos chicos jóvenes -una familia, quizás- dejan atrás el viejo túnel ferroviario de Baños de Montemayor y se paran, se bajan de sus bicicletas de montaña y se hacen unas fotos de recuerdo con el móvil. Esta galería que usan como fondo para sus retratos ha estado más de 30 años sin apenas vida -la última vez que un tren con pasajeros circuló por ella fue el 31 de diciembre de 1984-, y la ha recuperado gracias a la vía verde Plasencia-Béjar, abierta a partir de Hervás -el resto está en obras- desde hace un año.

El túnel, situado a unos 20 minutos andando desde Baños de Montemayor en dirección norte, es uno de los elementos señeros de un recorrido de 25 kilómetros que nace junto al puente ferroviario de Hervás, más conocido como el puente de hierro, y termina unos cinco kilómetros más allá de Béjar, muy cerca de la localidad de Navalmoral de Béjar. Es un camino que a diario hacen senderistas, ciclistas, paseantes o aficionados a salir a correr (el 'running'), que disfrutan de vistas panorámicas, tramos que discurren encajonados entre altas paredes de piedra, infraestructura ferroviaria, praderas y bosques. De castaños, sobre todo, en la zona más cercana a Hervás.

Un grupo de ciclistas sale del túnel situado cerca de la vieja estación ferroviaria de Baños de Montemayor.
Un grupo de ciclistas sale del túnel situado cerca de la vieja estación ferroviaria de Baños de Montemayor. / Andy Solé

Un posible inicio de ruta es la estación de Baños de Montemayor, y otro Hervás desde la vertiente norte del puente de hierro sobre el río Ambroz, que está en obras, en la última fase. La vía verde, como todas, discurre por donde circulaba el tren. Por donde antes circulaban las máquinas ahora lo hace gente andando, corriendo o pedaleando. En el caso del tramo Hervás-Navalmoral de Béjar, es una oportunidad para conocer paisajes difícilmente visibles desde que dejó de circular el tren Ruta de la Plata el día de Nochevieja de 1984.

La vía regala vistas espectaculares, y cubrirla no implica el esfuerzo que exigen las cuestas, porque apenas las hay. En los tramos ascendentes -de Hervás al túnel de Baños de Montemayor, principalmente-, la pendiente no pasa del tres por ciento. Un detalle a tener en cuenta es que en ese paso bajo tierra, los detectores de presencia que activan la luz funcionan solo a veces.

Dos senderistas caminan por la plataforma de la vía verde, que es la misma que acogía las vías y traviesas del tren Ruta de la Plata.
Dos senderistas caminan por la plataforma de la vía verde, que es la misma que acogía las vías y traviesas del tren Ruta de la Plata. / Andy Solé

Más información

Temas

Hervás