Sin más ventas, salvo la de la sede central

La nueva Acorex ha vendido casi todo lo que ha necesitado para seguir adelante. Las fábricas de piensos y fertilizantes, la tomatera Tomcoex o la cárnica Acosierra tienen ya otro dueño. Acorex tiene también una granja de cerdos pero su intención no es venderla porque es un negocio rentable. Sin embargo sigue adelante con su propósito, hasta ahora fallido, de vender su sede central y naves en Mérida, en las instalaciones del polígono El Prado. Instalaciones para su época más boyante (en la que llegó a superar los 245 millones de facturación y más de 300 empleados entre todas sus empresas) pero que resultan inútiles para su situación actual. Su plantilla, por ejemplo, es de solo tres trabajadores. Hace un año Acorex sacó a la venta su sede y naves por 6,7 millones.