La Junta incentivará los proyectos agroindustriales en la zona de Almaraz

Fernández Vara. :: BRÍGIDO/
Fernández Vara. :: BRÍGIDO

La próxima convocatoria de ayudas dará más puntos a las empresas que quieran instalarse en la comarca de Campo Arañuelo

J. S.

La Junta de Extremadura incentivará los proyectos agroindustriales en el entorno de la central de Almaraz como herramienta para combatir el efecto que tendrá el cierre de la nuclear, lo que está previsto para finales de la próxima década.

El presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, anunció ayer que en la próxima convocatoria de incentivos agroindustriales se dará más puntos a los proyectos que se asienten en la comarca del Campo Arañuelo. Esta medida ya se llevó a cabo en los incentivos económicos a la inversión para el entorno de Monesterio con el objetivo de aliviar el cierre de la mina de Aguablanca.

Fernández Vara señaló además que se está trabajando para la implantación de empresas en el parque industrial Expacio Navalmoral, aunque precisó que corresponderá a esas compañías anunciar sus inversiones.

El presidente de la Junta apuntó que, una vez que se ha aclarado que la central de Almaraz continuará su actividad más allá de 2020 y que no cerrará antes de 2025, hay que trabajar en la búsqueda de alternativas durante nueve o diez años para asegurar la actividad en la zona.

A este respecto, indicó que el futuro está en proyectos «energéticos e industriales», con lo que no sólo se trata de apoyar la construcción de grandes plantas de renovables en el entorno de Almaraz aprovechando la capacidad de evacuación de la red eléctrica de la zona.

Fernández Vara recordó que se ha elaborado un nuevo marco normativo, como la Ley del suelo y ordenación territorial (Lotus) y la futura Ley para la administración más ágil, para fomentar la actividad en la región. Como expuso, ambas pretenden facilitar la implantación de empresas en Extremadura, con el objetivo final de que «todo el que quiera trabajar lo pueda hacer».

Críticas de PP y Podemos

La portavoz del PP en la Asamblea de Extremadura, Cristina Teniente, recriminó al presidente de la Junta sus «prisas» por anunciar ahora incentivos a los proyectos empresariales que se instalen en el Campo Arañuelo, dado que el problema del cierre de Almaraz ya «está encima de la mesa», según recoge Efe. Asimismo, recordó que su partido ha pedido en varias ocasiones un plan de regeneración económica para Campo Arañuelo.

Por su parte, la presidenta del Grupo Podemos y candidata a presidir la Junta, Irene de Miguel, afirmó que «de nada sirven los anuncios cuando tenemos el problema -en alusión al futuro cierre de Almaraz- encima de la mesa».