El valle de Oaxaca

El valle de Oaxaca
SALVADOR CALVO MUÑOZ

El Valle de Oaxaca es algún lugar de México. Se pronuncia 'Oajaca', porque esa X no es una equis, es una jota; lo que pasa es que en algunas palabras se ha conservado la grafía X para el sonido velar (jota), la que tuvieron hace siglos. Lo mismo que México se pronuncia 'Méjico' y no el ridículo 'Mécsico' que dicen los angloparlantes. Bueno, fonética y grafías aparte, él fue marqués del Valle de Oaxaca, por otra parte título que no le sirvió de nada. ¿Quién? Hernán Cortés. ¿A qué viene ese prólogo sobre la equis, la jota o lo que sea? A que ya hemos leído más de dos artículos en los periódicos que se refieren a lo que está pasando, o que va a pasar, con el centenario de la conquista del imperio azteca y con la figura del conquistador. Veamos.

Si Inglaterra, los USA, o la Conchinchina, tuviesen en su historia un personaje como el susodicho marqués del Valle de Oaxaca, no te quiero ni contar las efemérides, celebraciones y festejos que organizarían en su honor y memoria.

Pero aquí no. «Es un tema delicado» dicen. No sea que molestemos a alguien. Aquí no, porque ese señor la lio parda en aquellos sucesos de Veracruz, Tezcoco, Tlascali y Tenochtitlan. ¿Será posible pazguatería semejante? Bueno, vamos a ver. Como el Gobierno central, el Estado o quien sea, le den la espalda a la memoria de aquel hidalgo que salió un día de Medellín, pasó por Salamanca y luego hizo lo que hizo, un servidor se acordará de las mamás de todos los que traicionen el recuerdo de nuestro héroe por antonomasia.

Seguramente la figura de aquel español (¡extremeño!) les importe un bledo a un bildutarra, a un esbirro de la CUP y a todos los ignorantes que en el mundo han sido, pero como a los de este lado les dé lo mismo y lo ignoren, yo es que reniego y me borro de toda esta vaina. Como la cúpula del poder 'autonómico' mire para otro lado respecto al inmenso homenaje que merece aquel metelinense que ganó en Otumba, me largo al exilio (interior) y hasta aquí hemos llegado. No sé si me he explicado bien.

El problemón es que aún hay muchísima gente que denosta de continuo tanto el Descubrimiento como la Conquista. No allí sólo, no; aquí. La ignorancia es tanta que Gomara, Herrera, Pedrarias, Poman de Ayala, el Inca Garcilaso y tantos otros le suenan a chino. Por poner un ejemplo. Una señora chilena, que vive cerca de un servidor, le comentó hace poco que la idea que se tiene, en general, es que los españoles fueron allá a robar y matar.

¿Y la Universidad de San Marcos? ¿Y la de México? ¿Y el idioma del que se sentía orgulloso hasta su paisano Neruda, que nos insultaba de mala manera? Pero lo dicho: Que nos insulten allá, dada su ignorancia, habrá que aguantarse; pero que los de acá tiren piedras a su tejado, eso no tiene perdón.

Lástima, no haber estado en aquella otra «más grande ocasión que vieron los siglos» como fue la marcha de aquellos 200 españoles, bajo el mando de Hernán Cortés, desde Cozumel hasta la gran laguna de Moctezuma y Cuautemoc. ¿Quieren historias de aventuras? Lean a Bernal Díaz del Castillo y ya verán qué ridículos los héroes Marvel, Luke Skaywalker, Batman y otras zarandajas. Españoles de carne y hueso, los que iban con Hernán Cortés, que además escribía fantásticamente. Lean sus 'Cartas de Relación', ya verán.

¿Políticamente incorrecto? Vamos hombre, hasta ahí podíamos llegar. Entonces, si hablamos de los hermanos Pizarro, ¿qué?