Usar típex no da ventaja

Usar típex no da ventaja

La utilización del líquido, que no estaba autorizada, en una oposición de la Junta no vulnera el principio de igualdad, según el TSJEx

REDACCIÓN

Usar líquido corrector, típex, durante un ejercicio de oposición no da ventaja ni rompe el principio de igualdad, aunque su utilización no estuviera permitida. Así lo considera la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx), que revoca la sentencia del juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Mérida, que había llegado a la conclusión contraria, y estima de esta forma el recurso de apelación interpuesto por la Junta de Extremadura.

El TSJEx reconoce que el tribunal del segundo ejercicio convocado para cubrir una vacante de personal laboral en la Administración autonómica en la especialidad de oficial de primera de mantenimiento, solo había autorizado el uso de bolígrafo de color negro o azul, sin poder utilizar ni lápiz ni ningún otro medio auxiliar. También se advirtió antes de comenzar la prueba que no se permitirían tachaduras ni borrones en los ejercicios, aunque sí se pudo pedir una nueva hoja de examen para comenzar otra vez en el caso de cometer algún error, como hicieron de hecho algunos opositores.

Otros, sin embargo, echaron mano del típex para resolver esos errores, lo que llevó a un opositor a presentar una reclamación. Consideraba que se había vulnerado el principio de igualdad y que suponía una ventaja, pues él tuvo que comenzar de nuevo el examen, con el consiguiente estado de nervios por cumplir con el tiempo límite establecido.

El TSJEx, sin embargo, recoge en su sentencia que hubo aspirantes que utilizaron el líquido corrector y suspendieron, lo que a juicio del tribunal demuestra que su utilización no supuso en sí mismo una ventaja. Otros, en cambio, aprobaron sin hacer uso de dicho material.

La Junta de Extremadura también alegaba en su recurso que aunque estaba acreditado el uso del típex por algunos opositores, ellos no justificaría la repetición del ejercicio pues implicaría que «aspirantes que superaron la prueba pudieran perder el puesto de trabajo obtenido», una consecuencia que ve «desproporcionada e injusta».

En este sentido, el TSJEx le da la razón y asegura que «no toda actuación al margen de la ley constituye causa de nulidad ni determina una actuación discriminatoria que incida en una lesión constitucional de los derechos fundamentales, sino que es precisa una diferencia de trato que sea relevante desde el punto de vista de la igualdad». Para la Sala, esa discriminación no se llega a dar porque «se podía rellenar de nuevo el ejercicio en escasos minutos, en un examen breve para el que se disponía de 75 minutos».

Precisamente, el opositor que presentó la denuncia judicial repitió el examen y esa circunstancia le llevó, según alegaba, a cometer algún error de transcripción. El Tribunal entiende que eso no es determinante y solo imputable a él.

Contra la sentencia cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo.