El TSJEx condena a la Junta a convocar el concurso de licencias de televisión

Una cámara de televisión graba un pleno de la Asamblea de Extremadura. :: hoy/
Una cámara de televisión graba un pleno de la Asamblea de Extremadura. :: hoy

El Gobierno regional acata la decisión judicial pero recalca que hay impedimentos técnicos y administrativos para seguir el procedimiento

Juan Soriano
JUAN SORIANO

El Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) ha condenado a la Administración autonómica a convocar el concurso para la adjudicación de licencias de televisión digital terrestre (TDT) de ámbito autonómico y local. El Gobierno regional acata esta decisión y ha decidido ejecutar el fallo, pero destaca que imposibilidades técnicas, cuya resolución dependen del Gobierno, impiden el desarrollo del procedimiento.

Empresas y entidades, entre ellas la Federación de Asociaciones Culturales Radio Televisión Adventista de España, reclamaron a la Junta en 2017 que convocara el concurso para la adjudicación de licencias vacantes de TDT. En algunos casos solicitaron exclusivamente la apertura del proceso para asignar concesiones de ámbito local, mientras que en otros reclamaron también la convocatoria de canales autonómicos.

Más información

La Consejería de Hacienda y Administración Pública denegó estas solicitudes, tras lo que los interesados acudieron al TSJEx. En todos los casos los fallos han sido favorables a los reclamantes. Al menos se han producido cinco sentencias entre junio y octubre del pasado año.

La Junta tenía la opción de recurrir ante el Tribunal Supremo, pero tras varias sentencias condenatorias decidió allanarse a las pretensiones de las empresas. Finalmente, ha decidido cumplir con la resolución judicial e iniciar la tramitación de los concursos, pero añade que todavía no puede hacerlo.

Las sentencias recuerdan que la Ley General de la Comunicación Audiovisual, del año 2010, establece que la prestación de los servicios de televisión necesitará licencia otorgada mediante concurso por la autoridad competente. Asimismo, recoge que todas las vacantes disponibles de la misma naturaleza e idéntico ámbito de cobertura deberán ofrecerse de forma simultánea, y que el procedimiento tiene que iniciarse aunque sólo quede liberada una licencia.

Sin embargo, la Junta alegó que no se puede dar ese paso debido a una disposición recogida en el mismo texto legal. En concreto, fijó que en el plazo de 18 meses desde la entrada en vigor de la ley la Agencia estatal de radiocomunicaciones, junto con las comunidades autónomas, debía proceder a revisar en seis meses el plan técnico nacional de televisión local para racionalizar su contenido. Hasta entonces, las autoridades competentes tenían que abstenerse de convocar y resolver concursos para la concesión de nuevas licencias.

El citado plan técnico se remonta al año 2004 y aún no ha sido modificado más allá de una referencia puntual en otro proceso del 2014. Por lo tanto, no se ha cumplido con la revisión acordada en 2010, para lo que había un plazo de dos años. Pero el TSJEx considera que «la dejadez, indolencia o apatía por parte de la Administración» no puede causar un perjuicio a los ciudadanos. Sobre todo, añade, cuando la propia Ley General de la Comunicación Audiovisual establece el derecho a recibir una comunicación audiovisual plural. Para el tribunal, no convocar el concurso para nuevas licencias puede cercenar ese derecho.

Procedimiento parado

Estas resoluciones condenan a la Junta a convocar los concursos, pero no aclaran cuándo. Una circunstancia a la que se acoge el Gobierno regional, que considera que existen impedimentos técnicos y administrativos para continuar con este procedimiento.

Tal como alegó ante el TSJEx, la Junta recalca que desde el año 2004 las telecomunicaciones han evolucionado con el desarrollo del 3G y el 4G, lo que supone una complejidad añadida para una nueva planificación del espacio radioeléctrico, que es limitado y se debe compartir por todas las tecnologías.

Junto a esto, Hacienda recuerda que ya está en marcha la liberación del segundo dividendo digital para permitir el desarrollo de la tecnología 5G, necesaria para permitir las comunicaciones móviles de banda ancha. Eso obligará a una nueva reordenación de frecuencias, tal como se hizo en el pasado con la TDT para dar cabida al 4G según los estándares aprobados por la Unión Europea. Es decir, hay una dificultad añadida a la citada organización del espacio radioeléctrico.

A esto se suman condicionantes administrativos, como el alcance de las licencias que actualmente están en vigor tras el concurso convocado la pasada década. Por todo ello, Hacienda entiende que no tiene sentido destinar recursos a la preparación de un concurso que puede verse superado por los planes nacionales de reordenación del espacio eléctrico, que ya están en marcha. Además, considera que la pluralidad informativa audiovisual ya está garantizada gracias a que la oferta televisiva está suficientemente cubierta.