Trujillo lleva más de cuatro meses sin plenos por falta de secretario

Imagen de archivo de un pleno en Trujillo el pasado mes de marzo /
Imagen de archivo de un pleno en Trujillo el pasado mes de marzo

Un conflicto de intereses jurídicos ha provocado que no se haya ocupado la plaza

JAVIER SÁNCHEZ PABLOS TRUJILLO.

El Ayuntamiento lleva sin celebrar una sesión plenaria desde mayo debido a la falta de un secretario. El último se marchó ese mes en una comisión de servicio a la Diputación de Cáceres. A pesar de los trámites llevados a cabo, esa plaza todavía sigue vacante, lo que ha provocado que se retrase la aprobación de temas de interés.

El alcalde Alberto Casero explica que ha habido un conflicto de intereses jurídicos, que ha conllevado a que no se haya ocupado todavía este puesto. Recuerda que en junio se realizó la solicitud a la Junta, que es la entidad encargada de proveer de secretarios a los ayuntamientos. En ese momento, se recibieron dos solicitudes, una en comisión de servicio y otra de una persona que quería acceder al puesto con un nombramiento provisional, «que es lo que solicitábamos nosotros», explica el primer edil. Ante esta circunstancia, se produjo un conflicto jurídico por ambas partes, con una disparidad de criterios entre técnicos de la Junta. Había que decidir quién tenía preferencia al puesto, ya que la persona que llegaba en comisión de servicio era de rango superior al otro. No obstante, el alcalde aclara que el Consistorio no había pedido ningún secretario en comisión de servicio, debido a que a ese tipo de aspirante mantiene su plaza en otro sitio y se puede ir en cualquier momento. Por ello había demandado que se cubriera la plaza provisionalmente hasta que saliera a concurso, «que suele tardar», añade. Como no podía haber nombramientos hasta solucionar ese conflicto, al final ambos litigantes renunciaron a la plaza. El alcalde matiza que la Junta ha hecho todo lo posible para que haya secretario y agradece el esfuerzo. «Han intentado solucionar el problema incluso en agosto», señala.

Ante esa renuncia, se pidió un secretario a la Diputación de Cáceres, para celebrar plenos y comisiones. «Se nos ha denegado porque tenemos más de 5.000 habitantes y se cuenta con funcionarios que pueden hacer esas tareas». Casero matiza que la Diputación desconoce que uno de esos funcionarios está dada de baja y otro está casi jubilado y no tiene la jornada completa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos