Tres extremeños en Silicon Valley

Los ganadores del programa Explorer del Banco Santander conocen a los gigantes de la tecnología | Los jóvenes vuelven de California con ganas de poner en marcha los proyectos que le han valido la visita a la cuna mundial de la innovación

Iván Ramírez, Chanel Sopo y Fernando González delante de la sede de Google en Silicon Valley. :: /HOY
Iván Ramírez, Chanel Sopo y Fernando González delante de la sede de Google en Silicon Valley. :: / HOY
Miriam F. Rua
MIRIAM F. RUA

«En Estados Unidos sobra el dinero, lo que faltan son ideas y cerebros». Esta frase se la ha traído en la maleta Fernando González Cienfuegos, uno de los tres extremeños que ha pasado una semana conociendo Silicon Valley, la casa de los gigantes de la tecnología. «Nunca había oído decir que sobrase el dinero», reconoce este pacense de 28 años que estaba en California precisamente por una buena idea.

Junto a él han viajado Chanel Sopo de Zalamea de la Serena e Iván Ramírez de Plasencia. Los tres fueron los ganadores extremeños de la novena edición del programa Explorer del Banco Santander, cuyo premio ha sido entrar en la paraíso de los emprendedores. En total, medio centenar de jóvenes españoles han pisado las sedes de Google, Facebook, Apple o AirBnb en el marco de este certamen que premia el talento.

Fernando González se ganó el pasaporte a Estados Unidos con una idea basada en la emoción. La que pretende ofrecer con una web para crear recuerdos sonoros en el mundo de los audios efímeros de WhatsApp. Cartas, álbumes de fotos o invitaciones de boda personalizadas con el sonido de sus protagonistas son los productos que bullen en la cabeza de este joven de 28 años.

La finalidad es congelar la emoción de historias, recuerdos y anécdotas para revivirlas en cualquier momento. «La palabra impresiona pero la voz emociona. No es lo mismo leer una carta que escucharla de la voz de quien la escribe», defiende este ingeniero de Badajoz, que está estudiando ahora el ciclo superior de mecatrónica industrial.

Chanel Sopo también es ingeniera y su idea ganadora la firma junto a su hermana Iris. Juntas han ideado un sistema de reciclaje doméstico de basura para transformarla en abono natural para el campo. Se trata de una máquina que convierte los residuos orgánicos en compost, que después se puede vender a cooperativas y agricultores para sus explotaciones. «Se trata de una startup que pretende usar la tecnología para hacer de este mundo un sitio mejor, más sostenible y ecológico», describe Sopo.

La idea ganadora de Iván Ramírez, placentino de 22 años, es una especie de 'Facebook del deporte'. Se trata de una red social para fomentar la actividad física, que permitiría a través de una aplicación móvil reservar con profesionales actividades deportivas vinculadas al ocio, la salud o específica para colectivos como el de las personas mayores o con discapacidad.

La app de este joven recién licenciado en Ciencias del Deporte también serviría para que los usuarios puedan conocer su estado físico y salud con más detalle que otras aplicaciones que ya están en el mercado.

Los tres regresan de Estados Unidos con la motivación por las nubes tras escuchar a los gurús de la innovación y con muchas ganas de lanzar sus ideas al mercado.

«Silicon Valley es el centro del mundo tecnológico. Me ha sorprendido la cultura startup y emprendedora que hay allí. Prácticamente, todo gira entorno al mundo del emprendimiento y es fascinante y extremadamente motivador haber conocido a muchos de sus protagonistas», reconoce Chanel Sopo, que está ahora mismo en fase de financiación para poner en marcha su proyecto piloto con el que –dice– «crearemos la primera red de compostaje inteligente para poner a punto nuestro sistema y modelo de negocio». Piden para ello la implicación de las administraciones y de las empresas extremeñas. «Tenemos que adelantarnos a lo que viene, crear ciudades y pueblos verdes e inteligentes y eliminar los vertederos y con ellos la huella de carbono».

«Nos contaron que allí un español con dos años de experiencia pasa por encima a un estadounidense con quince. Nos ven como personas muy trabajadoras y muy preparadas. La dificultad es que te den el visado para trabajar», relata González Cienfuegos.

Iván Ramírez aporta también que le llamó la atención la cultura inconformista de los americanos. «Tiene una afán permanente por mejorar todo el rato, por innovar y trabajan mucho el refuerzo positivo. Aquí en España somos más de reñir o de castigar».

Inolvidable, increíble...

Las visitas, las charlas, los paneles con emprendedores, las ronda con inversores.... Ese era el programa oficial del viaje, pero coinciden en que lo más provechoso ha sido el intercambio de ideas entre los propios jóvenes del programa Explorer, todos con las mismas inquietudes por hacer de su idea su modo de vida.

«Ha sido una experiencia inolvidable. Hemos hecho muchos contactos y he tenido la suerte de coincidir con emprendedores como yo, con las mismas inquietudes, que se han convertido en amigos y que sabemos que podremos ayudarnos a partir de ahora para sacar adelante nuestros proyectos y seguir creciendo», cuenta González Cienfuegos, quien tiene pensado poner en marcha su web el próximo verano, cuando finalice sus estudios.

Con él coincide Ramírez. «Ha sido una experiencia genial. Lo que más me ha gustado es compartir experiencias con otros compañeros, que están en la misma situación y hablar mucho de tecnología». En su caso, además, ha podido medir el éxito de su proyecto, ya que en Estados Unidos ha conocido un proyecto parecido que está en auge. El placentino se ha asociado a otro extremeño y juntos ya han lanzado su idea.

Chanel Sopo lo resume así:«Ha sido la experiencia mas intensa y emocionante de mi vida. Lo mejor del viaje han sido mis compañeros. Es impresionante ver lo que pasa cuando juntas a tantas mentes brillantes, creativas y emprendedoras»

 

Fotos

Vídeos