«El tren va a seguir dando problemas, los ciudadanos tienen que saberlo»

Yolanda García Seco, en la puerta de su despacho de la Delegación del Gobierno./Pakopí
Yolanda García Seco, en la puerta de su despacho de la Delegación del Gobierno. / Pakopí

Entiende el cansancio por el ferrocarril, asegura que en el PSOE no hablan de la sucesión de Vara y rechaza ponerse junto a Vox para denunciar la violencia de género

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

Lleva poco más de un año en el cargo y lleva días con un ojo puesto en Madrid. Repita o no como delegada del Gobierno, Yolanda García Seco (Cáceres, 1970) asegura que no se plantea ser la sucesora de Vara. Pero su nombre es uno de los varios que aparecen en las quinielas que ella solo pone en boca de periodistas y gente externa al partido. Como responsable de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, habla de violencia de género, de agresiones sexuales y del cultivo de marihuana. Y del tren, del que recibe todas las incidencias. «Los problemas estructurales del tren se van a seguir dando y los ciudadanos tienen que saberlo», asevera. Esta es su carta de presentación.

–La legislatura se acaba, ¿cuál es el balance para Extremadura?

–Extremadura se ha visto beneficiada más que otras regiones de este Gobierno porque la renta media y las pensiones son inferiores que en otras regiones. Y el desempleo y el marco laboral es más complicado. Ha habido avances en la subida del salario mínimo interprofesional, el incremento de las pensiones mínimas, las ayudas a la dependencia, se da la posibilidad de cotizar a las mujeres que cuidan a dependientes, la inversión en educación... En infraestructuras ha sido el año en que se han movilizado más proyectos del tren y se ha descongelado el proyecto de la autovía Cáceres-Badajoz.

–¿Habrá autovía?

–Ha habido pasos definitivos. El Gobierno ha vuelto a asumir la titularidad de esa carretera. Ya se están haciendo los proyectos para mejorar el firme y estamos dando los pasos para tramitar los primeros tramos de obra. Esto también forma parte de otro proyecto de Cáceres, que es la variante de la carretera nacional de Trujillo y que dará continuidad a la autovía Trujillo-Badajoz. En esta se han desatascado dos grandes problemas: la variante y la asunción de la competencia para poder licitar sus proyectos.

«Vara no se ha convertido en un adicto al poder, él tiene un proyecto que va más allá de ocho años»

–Sigue habiendo incidencias en el tren, ¿qué pasa?

–Hay problemas estructurales y problemas coyunturales. A largo plazo están los dos grandes proyectos: la mejora de la salida hacia Puertollano y la línea de altas prestaciones Madrid-Badajoz que posteriormente será de alta velocidad. Esas dos grandes infraestructuras mejorarán el servicio. Pero lo que tenemos ahora es lo que tenemos ahora:son vías antiguas, sin vallar y únicas. Con lo cual la vía queda ocupada con cualquier incidencia. Por eso a veces hay un efecto dominó. Eso es un problema estructural.

–¿Y los coyunturales?

–Muchas de las incidencias se deben a objetos en las vías, que no digo que sea intencionado porque pueden ser ramas de árboles que caigan. Hace días un vehículo se quedó atrapado en medio de la vía, ayer hubo un animal... Y eso provoca accidentes. No hay víctimas, pero el tren se para mientras los operarios resuelven la retirada. Ese tipo de problemas se van a seguir dando y los ciudadanos tienen que saberlo. Ahora bien, hay problemas coyunturales que se están solucionando. Adif y Renfe están trabajando para mejorar: se han cambiado los trenes, se ha tratado de duplicar con máquinas tractoras los Talgo para que permanentemente haya una de repuesto, se trata de tener maquinaria de repuesto siempre en las bases y se ha dotado a los trenes de mecánicos de emergencia.

–Pero no es suficiente.

–El personal de Renfe yAdif está intentando evitar esas escenas tan tremendas de gente tirada en el campo. A veces no es tanto la propia avería como la precaución que toman en Renfe para evitar problemas en zonas sin suministro eléctrico o medios para atenderles en condiciones. Los accidentes son accidentes, las situaciones coyunturales se solucionan como se solucionan, y estas se intentan también.Hay menos incidencias y se intenta resolver en menos tiempo. La situación ha ido a mejor. Pero es comprensible que los ciudadanos estén hastiados.

«No cojo el tren porque a mi pueblo no llega y a Madrid voy y vuelvo en el día en coche»

–Y usted, ¿está cansada del tren?

–Estoy muy cansada porque recibo todas las incidencias cada día. Me disgusto. No solo por los inconvenientes y las molestias, la mala imagen, que menos gente lo coge... Nos gustaría que todo fuera mucho mejor, pero las inversiones de esta magnitud no se hacen de un día para otro.

–¿Usted coge el tren?

–No lo cojo porque soy de un pueblo al que desgraciadamente no puedo llegar en tren. Y a Madrid suelo ir y volver en el día, y voy en coche.

–¿Qué pasó con el boicot que denunció hace unos meses?

–Se determinó quiénes eran los autores de la colocación de varios objetos en Villanueva de la Serena, pero es un tema de menores y no puedo dar información. No se pueden llamar travesuras porque pudieron tener consecuencias muy graves.Estas coincidieron a su vez con dos o tres incidencias provocadas por objetos en las vías en otros puntos. No significa que los colocaran con intención de provocar un accidente, pero pasó.Hubo dos más en Aldea del Cano y otra muy grave que provocó un descarrilamiento en Toledo y en el que pudo haber víctimas. En uno de los casos apareció un neumático ardiendo. Me dio temor que pudiera haber un accidente yhabía que informar a los ciudadanos. No pretendí que se entendiera una justificación de los problemas del tren.

«No hablé de boicot para justificar las incidencias del tren, lo hice por informar a los ciudadanos»

–Usted está al mando de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Hace unas semanas la Guardia Civil se incautó de 22.000 plantas de marihuana. ¿Se está profesionalizando este cultivo?

–Era una plantación profesional, posiblemente dirigida por traficantes con un nivel de dedicación más allá del habitual menudeo que existe en muchos municipios. Es una de las incautaciones más importantes de la historia de España y la más importante en Extremadura. La superficie de Extremadura y la calidad de la tierra permiten que se desarrollen muchos cultivos. Allí se ha descubierto también un delito de trata de seres humanos porque los trabajadores vivían en situaciones precarias. La Guardia Civil está investigando quién está detrás.

–Ha habido dos agresiones sexuales en las últimas semanas en Zafra y en La Codosera, ¿Hay más casos que antes o se habla más?

–Los datos dicen que se ha producido un incremento en España. Pero la sociedad está más sensibilizada con estos delitos y muchas mujeres están perdiendo el miedo y el sentimiento erróneo de vergüenza de ponerlo en conocimiento de la Guardia Civil y la Policía. Los cuerpos de seguridad poco pueden hacer para evitarlo porque son agresiones aisladas, aunque ponemos 'puntos violeta' en las ferias. Es muy importante trabajar desde la educación. Algunos casos mediáticos han hecho que las mujeres tomen conciencia de que deben ser respetadas en su autonomía y en su libertad sexual. Es positivo que salgan a la luz y se tome conciencia.

«Ha habido pasos definitivos para que la autovía Cáceres-Badajoz sea una realidad»

–Donde no ha llegado aún ninguna mujer es al mando del PSOE de Extremadura. ¿Se ve sucediendo a Vara?

–Ese debate ni ha comenzado. Lo hablan los periodistas y gente externa al partido, pero no dentro. Tenemos un líder muy potente con un proyecto para cambiar el futuro de la región en el que estamos todos implicados y que va más allá de dos o cuatro años.

–¿Le gustaría?

–No me lo planteo.

–El PSOE quiere cambiar la Ley para que Vara pueda seguir tras ocho años de presidente, ¿se ha convertido en un adicto al poder?

–Nuestro presidente no es un adicto al poder. Él piensa en el futuro de la tierra. Hemos tenido un líder mucho más de ocho años, que fue el presidente Ibarra. El PP aprobó los ocho años, pero entonces el escenario era otro. Ahora hemos visto que los extremeños han dado un apoyo mayoritario a Vara y tiene un proyecto para Extremadura que va más allá de cuatro años, y de ocho.

–Tras las elecciones municipales comenzó a convocar minutos de silencio para protestar por la violencia de género en la Delegación del Gobierno, pero antes iba a los del Ayuntamiento de Badajoz. ¿Por qué ese cambio?

–Desde que llegué a la Delegación entendí que el minuto del Ayuntamiento estaba muy bien, pero me parecía que mi presencia como delegada no era lo más coherente porque yo represento al Gobierno de España en Extremadura. Y esa era una actuación municipal en Badajoz. No voy a los de Mérida ni Cáceres, y los hacen. Pero da la casualidad que la sede está aquí. Para el Gobierno es una prioridad y la Delegación está en el centro y nosotros desarrollamos medidas porque es nuestra competencia. Y me parecía más oportuno hacerlo aquí, y que el Ayuntamiento hiciera el suyo. Lo decidí antes de las elecciones, pero lo pospuse.

«No me gustaría compartir una foto con Vox en un tema como la violencia de género»

–¿Tiene que ver con que Vox esté en el Ayuntamiento de Badajoz?

–No, pero personalmente no me gusta compartir una foto con un representante de Vox en un tema en el que tenemos una discrepancia profundas. Vox no ha sido contundente en denunciar un tipo de violencia específica contra las mujeres, que es totalmente diferente a otros tipos que se dan en el seno de la familia. Cada mañana sé cuántos casos de riesgo alto tenemos en Extremadura.

–¿Cuántas hay hoy?

–Diez mujeres en riesgo alto en Extremadura. A lo mejor mañana varios maltratadores entran en prisión y bajan, o suben los casos. Y hay casos extremos en los que una mujer tiene a un policía o un guardia civil de forma permanente. No es solo el riesgo de que las maten. Hay mujeres destrozadas, aunque no las vayan a matar. Esos casos no son equiparables al resto de violencia en la familia.

¿Quién es Yolanda García Seco?

Formación y empleo.
Ingeniera técnico agrícola e ingeniera agrónoma y funcionaria del cuerpo de titulados superiores de la Junta de Extremadura en la especialidad de ingeniero agrónomo
Política
Entre enero de 2009 y febrero de 2012 fue subdelegada del Gobierno en Badajoz. Directora general de la PAC de la Consejería de Medio Ambiente y Rural entre 2015 y 2018.
Familia
Casada y madre de dos hijos.