El tren extremeño recibirá más fondos europeos gracias al avance de las obras

Trabajos de instalación de vías entre Plasencia y Cáceres. :: /Lorenzo Cordero
Trabajos de instalación de vías entre Plasencia y Cáceres. :: / Lorenzo Cordero

Adif dispondrá de una ayuda adicional de 20 millones de euros por el dinero que no se ha gastado en depuradoras y ayudas públicas

Juan Soriano
JUAN SORIANO

Más fondos europeos para el tren, pero menos para depuradoras y ayudas a empresas. El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) dispondrá de una ayuda adicional de 20 millones de euros para las obras que lleva a cabo en la región, lo que permitirá financiar las actuaciones en marcha. Aunque esto no supone más aportación para Extremadura, ya que esa cuantía saldrá de otras líneas que no están cumpliendo con los objetivos planteados.

Los fondos europeos se aplican a través de los llamados programas operativos. El dinero se asigna en función de unos objetivos concretos, definidos en ejes de actuación. Además, la cuantía a recibir y el porcentaje de cofinanciación depende del tipo de región. Extremadura es la única en España que forma parte del grupo de las menos desarrolladas, lo que permite acceder a un mayor montante de ayudas.

En el actual marco 2014-2020, para la región el instrumento principal es el Programa Operativo Extremadura, dotado con 740,6 millones de euros de ayudas comunitarias. Permite llevar a cabo medidas como infraestructuras para la investigación, redes de banda ancha, ayudas para fomentar la competitividad en las empresas, proyectos de eficiencia energética, tratamiento de aguas residuales y construcción de carreteras.

Junto a este, existen también los programas de Crecimiento Inteligente y Crecimiento Sostenible, que en el año 2017 se fusionaron en uno solo, el Programa Operativo Plurirregional de España. Se trata de líneas a las que se acogen todas las comunidades autónomas. Cuenta con más de 10.100 millones de euros de ayudas europeas. A Extremadura le corresponden 760,4 millones de euros, por lo que es más importante que el programa regional.

El Ministerio de Hacienda ha puesto en marcha lo que se denomina una reprogramación del programa plurirregional. Consiste en evaluar su desarrollo y, en función de las necesidades, establecer un nuevo reparto para aprovechar los fondos disponibles. Como recoge la propuesta, este cambio es necesario para que no se pierdan ayudas, lo que supondrá mantener el nivel de financiación en el próximo marco 2021-2027.

La propuesta implica que Extremadura mantenga la asignación original, 760,4 millones de euros. Pero los fondos se redistribuyen, reforzando las actuaciones en varios ejes en detrimento de otros.

Por un lado, se interviene en la denominada reserva de rendimiento. La concesión definitiva de parte de los fondos aportados, entre un 5 y un 7% de cada eje, depende del grado de ejecución de la asignación principal. En caso de que no se cumplan los objetivos, no se dispone de ese dinero. Por ese motivo, Hacienda plantea destinarlo a otros fines.

En el caso de Extremadura, la propuesta recoge una reducción de 3,25 millones con cargo al eje destinado a fomentar una economía baja en carbono, al que se acogen medidas como ayudas para el fomento de la biomasa. También se reduce en 6,9 la aportación del eje dedicado a calidad del agua, con el que se financian depuradoras. En ambos casos se debe a que no se han cumplido con los objetivos planteados para 2018.

Esos 10,15 millones se dedican principalmente al eje de transporte sostenible, en el que se incluyen las actuaciones relacionadas con el tren extremeño, ya que Adif ha alcanzado los objetivos sin dificultad y presenta más capacidad de absorción. Recibirá algo más de 8,3 millones. El resto, 1,8 millones, se destinarán al eje de ayudas a la pequeña y mediana empresa, dedicado especialmente a la internacionalización.

Ajustes en el reparto

Además de la reasignación de la reserva de rendimiento, el Ministerio de Hacienda plantea otros cambios para optimizar los fondos del programa plurirregional.

En lo que afecta a la región, se reduce en 11,2 millones la cuantía dedicada a fomentar la investigación. Aunque se han cumplido los objetivos, el motivo que se alega es que hay organismos que han reconocido dificultades para disponer de esos fondos. Ese dinero se asigna íntegramente a las obras del tren en la región, que ha superado los requisitos marcados para 2018 en cuanto a kilómetros de vía montados (se exigía 18) y gasto certificado.

El resultado es que Adif dispondrá de casi 20 millones de euros de fondos europeos para obras en la región, algo más de 8,3 por la reasignación de la reserva de rendimiento y 11,2 millones por la redistribución de fondos.

Estas modificaciones evidencian dos cuestiones. En primer lugar, que las obras del tren avanzan tal como estaba previsto, lo que se premia con la posibilidad de optar a más ayudas comunitarias. Aunque hay retrasos en la conclusión del tren de altas prestaciones (previsto para este año) y su posterior electrificación (anunciada para 2020), también se han impulsado actuaciones como la mejora de la línea entre Ciudad Real y Mérida y la conexión con Sevilla, que parecían olvidadas.

Pero, en segundo lugar, también pone de manifiesto la deficiente aplicación de fondos para la construcción de depuradoras, por lo que habrá que recurrir a otras fuentes de financiación. Lo mismo se puede decir de las ayudas en materia de eficiencia energética, que o bien no aprovechan el dinero disponible o se gastan con más demora de lo esperado. Asimismo, se evidencia una incapacidad para aprovechar los fondos disponibles para fomentar el sector investigador.