Un tren digno, ahora también

¿Por dónde irían las mercancías en nuestra región con estos nuevos planes de Sánchez? A través de Puertollano. Se derivarían las mercancías a la tierra del señor Ábalos, para conectar el Atlántico con Valencia y cerrarle el círculo de intereses a los socios de Sánchez. Hoy, más que nunca, la manifestación está motivada

JOSÉ ANTONIO MONAGO TERRAZAPresidente del PP de Extremadura

En estos días me resulta inevitable recordar la revelación bloguera que hace unos meses nos hacía el presidente de la Junta. Sánchez acababa de 'okupar' La Moncloa y, según Fernández Vara, le había ofrecido un ministerio. No dijo cuál. Apeló a la 'confidencialidad' pero no hizo ningún esfuerzo por desalentar los cotilleos de los suyos, que aseguraban que la cartera era Fomento.

Siempre he tenido serias dudas sobre la veracidad de ese ofrecimiento, que Vara pudo y no quiso ser ministro del tren y de las infraestructuras y lo cedió a un valenciano. Tras conocer los planes de Ábalos de adelantar los plazos del corredor Mediterráneo a costa del tráfico de mercancías extremeño tengo todas las respuestas. Ábalos era parte del precio para 'okupar' el sillón porque es el conseguidor del Eje Mediterráneo, la condonación de los 350 millones de deuda del Puerto de Valencia y de los 1.500 millones de regalo bilateral para Cataluña. Vara solo tuvo el ofrecimiento para mandar a un secretario de Estado servil al pago de las hipotecas. Aquí está tu tropa en perfecto estado de revista.

Y mientras Vara aplaude, Extremadura vuelve a estar amenazada por un Gobierno socialista en Madrid que empieza a trazar el enésimo agravio a las infraestructuras de esta región, ahora con las mercancías. Es así desde tiempos de Felipe González, quien cerró la línea ferroviaria Plasencia-Astorga, condenando a su extinción a la Ruta de la Plata. Fue así con Zapatero y su ministro Pepiño Blanco, que borró del mapa el Eje 16 y paralizó la ejecución del AVE a Extremadura que apenas llegó al 10%. En 2010 no tuvimos la inauguración prometida, solo una décima parte. Ahora asoman nubarrones en el horizonte 2020. Y de 10 en 10, el PSOE nos aplaza el futuro a 2030.

Vara se ha empleado a fondo esta legislatura en instaurar en Extremadura la amnesia colectiva y servirse del tren para atacar al Gobierno de Rajoy que, con las cifras en la mano, es el que más ha hecho por el progreso de esta infraestructura, todavía incompleta. Ahora está acorralado por su propia demagogia y en la obligación de aparcar su servilismo. Extremadura no puede seguir esperando. No podía esperar con Rajoy y tampoco con Sánchez.

Por eso, he propuesto que el tercer sábado de noviembre se institucionalice como fecha reivindicativa para exigir un tren digno, con una gran manifestación, como la que hicimos el año pasado y en las que siempre ha estado el Partido Popular.

Yo estuve allí, en Madrid, sin partidismos, peleando por nuestro tren digno, porque para mí esta es una reivindicación justa, gobierne quien gobierne. Ahora que nos desgobierna Sánchez, nadie entendería que esas voces contra unos se callen contra otros. Doy por sentado que el Pacto por el Ferrocarril aceptará esta propuesta.

Vara rechazó protestar conmigo por el atraco alevoso que Pepiño Blanco perpetró contra el Eje 16. Para mí lo primero es Extremadura, antes con Rajoy y ahora con Sánchez. No podemos consentir que ahora se haga el silencio por obra y gracia del espíritu socialista que todo lo tapa. Mucho menos cuando, según ha desvelado este diario, el transporte ferroviario de mercancías en la provincia de Cáceres está en riesgo por informaciones contradictorias de ADIF y por las amenazas de un Gobierno socialista, volcado con el Corredor Mediterráneo y con el lobby que presiona por su consecución.

Todo encaja. ¿Por dónde irían las mercancías en nuestra región con estos nuevos planes de Sánchez? A través de Puertollano. Se derivarían las mercancías a la tierra del señor Ábalos, para conectar el Atlántico con Valencia y cerrarle el círculo de intereses a los socios de Sánchez. Hoy más que nunca, la manifestación está motivada. Si era imprescindible levantar la voz ante el gobierno del PP, al que Vara le reconoció sus cumplimientos, ahora no hay excusa que aplace una nueva cita de todos los extremeños en la capital de España.

Vamos a seguir reivindicando un tren digno, ahora también, como hemos hecho siempre. Es una lucha histórica, reiterativa. Muchas veces aplastada por el rodillo de esa mayoría socialista que Vara tanto añora y que votaba en contra de Extremadura y a favor de Zapatero. No puede ser que nuestro tren se averíe 100 veces en los meses de verano y que reine el silencio.

En 2020 tiene que estar el AVE y hoy tiene que estar garantizado el transporte ferroviario de mercancías por el norte y por el sur de la región. No puede bajar nunca el nivel de exigencia. No cabe el silencio selectivo. Ni tropas ni siervos, Sr. Vara, que no se trata de la apariencia de buena persona sin resultados en la gestión. Nadie entiende que el ministro Ábalos vaya a su tierra y adelante las obras del eje Mediterráneo, y venga aquí y la ronda le salga gratis.