Tras el ADN de los tumores

Equipo del Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Universitario de Badajoz. :: casimiro moreno/
Equipo del Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Universitario de Badajoz. :: casimiro moreno

El Hospital Universitario de Badajoz implanta una técnica innovadora en la región

Álvaro Rubio
ÁLVARO RUBIOCáceres

El Hospital Universitario de Badajoz ha puesto en marcha un sistema que tiene como fin ofrecer medicina de precisión a los pacientes con cáncer. Se denomina técnica de secuenciación masiva y su objetivo es analizar genes de tumores para ofrecer una terapia específica que ataque a las células malignas. En definitiva, es un avance de la comunidad científica que ha llegado a la sanidad pública de Extremadura para personalizar la cura de esta enfermedad.

Según explican desde el Servicio de Anatomía Patológica, «supone un salto cualitativo y cuantitativo respecto a lo que se venía haciendo hasta ahora». Concretamente hasta octubre de 2018, cuando empezaron a probar este método que proporciona información sobre la biología molecular del tumor y permite detectar cambios en el ADN de forma masiva.

La técnica es capaz de determinar las alteraciones de genes con una mayor fiabilidad y rapidez. De hecho, en aproximadamente diez días pueden disponer de resultados fidedignos sobre cada tumor que examinen. «Se pueden detectar aspectos como mutaciones y translocaciones a partir de secuenciar fragmentos de ADN al mismo tiempo», explica Áurea Gómez, bióloga y responsable del laboratorio de patología molecular del Hospital Universitario de Badajoz.

Esta tecnología solo la ofrecían algunos centros privados y someterse a ella valía unos 3.000 eurosLleva en funcionamiento desde octubre y ya se han beneficiado de ella más de 120 personas

«Esto es un cambio de paradigma, ya que la técnica permite la secuenciación de millones de fragmentos de ADN, con lo que se reducen los costes y el tiempo de análisis», añade Gómez.

Para ello disponen de programas informáticos de última generación con los que estudiar los genes de tumores de muchas personas a la vez, además de analizar numerosos genes del mismo paciente. «Ahora podemos hacer 23 millones de secuencias mientras que antes lo hacíamos de una en una», matiza.

Asimismo, el nuevo método detecta mutaciones no conocidas y realiza biopsias líquidas, un proceso que con el sistema anterior no se podía llevar a cabo.

«Estudiamos los ácidos nucleicos que libera el tumor y no es necesario realizar una biopsia convencional», afirma Áurea. «Hay ciertas situaciones en las que es imposible tomar una muestra de un paciente por la dificultad de acceder a ella o simplemente no conviene», añade la bióloga, que asegura que «cualquier tumor libera ácidos nucleicos y una simple muestra de sangre puede ofrecer al médico especialista en oncología la información necesaria para determinar un tratamiento más personalizado».

De esta técnica de secuenciación masiva ya se han beneficiado más de 120 personas. Fue en octubre de 2018 cuando los equipos se instalaron en el Hospital Universitario de Badajoz y empezaron con el proceso de validación. Durante un mes estudiaron 48 casos y a partir de enero lo pusieron en marcha.

Ana María Campos de Orellana, facultativo especialista en Anatomía Patológica del complejo hospitalario pacense, asegura que con el sistema anterior cada año se solían beneficiar unos 2.000 pacientes que se sometían al estudio de genes. Ahora esperan aumentar ese número en un 100% aproximadamente.

«Además, esta técnica no estaba implantada en la sanidad pública extremeña y para someterse a ella tenían que acudir a otras regiones como Madrid o a centros privados donde el precio rondaba los 3.000 euros», especifica Campos de Orellana, quien concluye que ya han ofrecido esta tecnología a otras áreas de salud de la región.