Las tormentas anegaron ayer las calles y algunos domicilios en Monesterio