Y yo «tamén»

Y yo «tamén»
AGAPITO GÓMEZ VILLA

El otro día, Javier Cercas, nuestro paisano escritor, o escritor paisano, tanto da, que diría el gran Cela, publicó un doliente artículo, 'La gran traición', que es una diatriba sobre el independentismo catalán: «Para los políticos separatistas, solo son catalanes quienes se muestran fieles a la patria y votan lo que hay que votar. Los demás no contamos». Nacido en Ibahernando, Cercas lleva casi toda su vida en Cataluña.

Me contaba mi abuela Juliana que su madre tenía, entre otros oficios, el ir por las calles del pueblo voceando una novísima sustancia, que había empezado a sustituir al aceite en los quinqués o candiles: «¡Petrolioooo!». A su vera, solía llevar a una de las muchachas, la cual, como no supiera pronunciar la palabra ¡petrolio', a continuación del voceo materno, decía con su media lengua: «Y yo 'tamén'».

Cuento todo esto porque si el bueno de Javier hubiese leído el artículo que en estas páginas le dediqué al primo de Zumosol de Tardá, Gabriel Rufíán Romero (sus apellidos no pueden ser más catalanes), hubiese dicho como mi lejana parienta: «¡Y yo 'tamén'!». Y así se hubiera ahorrado el disgusto de tener que escribir tan dolorida denuncia. Decía yo en mi columna que por muchas barrabasadas que haga o diga mi Gabrielito en pos del independentismo (la mollera no le da para más, al pobre), a pesar de lo ufano que se muestra en la labor, jamás será considerado «uno de los nuestros», o sea, uno de los suyos: «Qué se habrá creído este». (A mí me recuerda mucho a la 'foto' de Recaredo que venía en la enciclopedia escolar.) Recordaba yo, asimismo, la respuesta de la señora de Pujol (insisto: uno de los tíos más malos que ha parido madre, junto al difunto Arzallus), Marta Ferrusola, una vez que le preguntaron qué le parecía que Montilla, el pobre Montilla, el socialista Montilla, el charnego Montilla, el cordobés Montilla, el que duplicó las multas a los tenderos que rotulaban la mercancía en español, fuese presidente de la Generalidad: «Hubiera preferido que fuese catalán». Al parecer, el pobre Montilla, el acomplejado Montilla (copiaba de una chuleta, cuando tenía que escribir algo en catalán), no entraba en la definición de su marido, o sea, el gran impostor, Pujol: «Es catalán todo aquel que vive y trabaja en Cataluña».

Dijo Albert Camus: «Todo está dicho, pero hay que recordarlo porque a la gente se le olvida». Es que lo que voy a decir, lo escribí tiempo ha en este periódico. Don Alberto Einstein definió el nacionalismo como una enfermedad infantil: «El sarampión de la humanidad». Y Vargas Llosa (tenía razón Umbral, su íntimo enemigo: Mario es mejor como ensayista que como novelista), lo dijo de otra manera: «El nacionalismo es una fuente de racismo». Pues bien, ambos tenían razón, pero no sabían por qué. Pero para eso estoy yo aquí: no porque yo sea más listo que dichos señores (mi alma por la mitad de su talento), sino porque tuve la suerte de tener un magnífico profesor de neuroanatomía, que me lo dejó muy clarito: en nuestro encéfalo funcionan al mismo tiempo tres 'cerebros': el paleoncéfalo o cerebro reptil, el mesencéfalo y el telencéfalo. Pues bien, el nacionalismo está radicado en los dos primeros. El tercero es el del intelecto. Así que ya sabes, Javier.