El superhéroe que nos hace iguales