La subida del impuesto al combustible costará 8 millones a los extremeños

Repostaje en una estación de servicio en Mérida. :: brígido/
Repostaje en una estación de servicio en Mérida. :: brígido

A partir del 1 de enero se suprimirá el tramo autonómico y entrará en vigor un tipo general que supondrá un céntimo más por litro

Juan Soriano
JUAN SORIANO

La modificación del impuesto de hidrocarburos, que grava el consumo de combustibles y carburantes, supondrá un desembolso de 7,5 a 8 millones de euros para los extremeños. Así lo estima la Consejería de Hacienda de la Junta de Extremadura, que será la gran beneficiada por el aumento de la recaudación que supondrá esta reforma, que entrará en vigor el próximo 1 de enero.

Los Presupuestos Generales del Estado para el presente año contemplan la revisión de este impuesto, que fue modificado por última vez en 2012. En aquella ocasión el Gobierno decidió suprimir el tributo conocido como céntimo sanitario, implantado en varias comunidades, e introdujo en el general de hidrocarburos un tramo general, otro especial y otro autonómico. En este último caso, se concedió a los gobiernos regionales la capacidad de regularlo con unos márgenes mínimos y máximos. Esto permitió mantener la recaudación que se había perdido con la eliminación del céntimo sanitario. Pero introdujeron diferencias en un tributo estatal.

Según indica la Consejería de Hacienda, siete comunidades optaron por el máximo, que ascendía a 4,8 céntimos de euro por litro. Se trata de Andalucía, Murcia, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Islas Baleares, Cataluña y Galicia. Asturias lo dejó en 4 céntimos por litro, mientras que Extremadura lo situó en 3,8 céntimos por litro. Aragón y Madrid, con 2,4 y 1,7 céntimos, respectivamente, estaban por debajo. Castilla y León, Cantabria, País Vasco, Navarra y La Rioja decidieron no aplicar el tramo autonómico. Canarias cuenta con un impuesto insular.

De esa forma, Extremadura se colocó en un grupo intermedio en la aplicación de este impuesto, con ocho comunidades autónomas con un tipo más alto y siete con uno más reducido. Hacienda señala respecto a las regiones limítrofes que Andalucía y Castilla-La Mancha tienen un tramo más elevado, mientras que Castilla y León no cobra por este concepto.

La reforma que introduce la ley de Presupuestos, ya en vigor pero que no se aplicará hasta el próximo 1 de enero, consiste en suprimir el tramo autonómico del impuesto de hidrocarburos y establecer un único tipo estatal, de 7,2 céntimos por litro, de los cuales 4,8 corresponderán a las comunidades. En el caso de Extremadura, por tanto, la subida será de 1 céntimo por litro.

Hacienda apunta que la recaudación para la Junta aumentará entre 7,5 y 8 millones de euros. En la actualidad se recaudan 30 millones de euros por este impuesto. Para el conjunto del país se prevé una subida de recaudación de 689 millones de euros, hasta pasar de 11.500 millones en total.

Eliminar barreras

El Gobierno justifica la subida por la necesidad de cumplir la normativa europea que prohibe la existencia de fronteras fiscales entre los territorios de un mismo país. Además, la Ley general de unidad de mercado obliga a mantener las mismas reglas económicas en todas las comunidades autónomas. A esto se suma que la modificación no supondrá un menoscabo de los recursos de los gobiernos regionales, sino que en algunos casos implicará que cuenten con más dinero.

La Junta de Extremadura coincide en señalar que la supresión del tramo autonómico del impuesto de hidrocarburos permitirá romper las barreras fiscales entre comunidades autónomas, una cuestión que el Gobierno regional ha reclamado en varias ocasiones en el caso de otros tributos, como el de sucesiones y donaciones, para el que solicita una armonización común.

Además, apunta que esta modificación evitará la competencia entre las diferentes regiones y suprimirá las desigualdades a los consumidores en función del territorio en el que residan.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos