Dos semanas para convencer a Ciudadanos

Cayetano Polo, coordinador regional de Ciudadanos. :: Brígido/
Cayetano Polo, coordinador regional de Ciudadanos. :: Brígido

En Badajoz, Cáceres, Navalmoral de la Mata y Almendralejo ganó el PSOE, pero la alcaldía está en manos de la decisión de Cs, que podría gobernar en Villafranca de los Barros

J. López-Lago
J. LÓPEZ-LAGO

Ya estamos en junio y el día 15 de este mes, sábado, es el plazo límite para que las corporaciones locales sepan qué personas presidirán los plenos durante los próximos cuatro años de mandato. En pocas palabras, para que los partidos 'bisagra' decidan a qué alcalde prefieren de otra formación. Incluso se puede resumir más, si Ciudadanos (Cs) prefiere que gobierne PP o PSOE.

Estas dudas postelectorales no surgían cuando imperaba el bipartidismo, pero en la actualidad se ha ampliado la oferta electoral y está en el aire el gobierno municipal de las dos capitales de provincia más el de Almendralejo, Navalmoral de la Mata y Villafranca de los Barros. En todos los casos el PSOE fue la formación que más votos sacó, pero solo si seducen con propuestas y promesas a Ciudadanos transformarán en poder su cosecha de votos. En la mayoría de los casos el PSOE solo requiere del respaldo de Ciudadanos, mientras que el PP debería convencer a este partido y en algunos casos también a Vox. De momento, desde el partido naranja no dan nada por hecho, pero han admitido que es más fácil negociar con uno que con dos.

En Badajoz y Cáceres los socialistas superaron al Partido Popular, pero en ambos casos necesitan el apoyo de Ciudadanos para que el alcalde sea del PSOE. Este mismo dilema se le presenta a Cs en Almendralejo y Navalmoral de la Mata. En Villafranca de los Barros es el candidato de Ciudadanos el que podría acceder a la Alcaldía.

Hay dos semanas por delante, pero la idea es cerrar los pactos en la primera

El PSOE usa la baza de ser la lista más votada mientras el PP habla de mayoría de centro derecha

Si consigue pactar con el PP, el partido de Rivera desalojaría a un alcalde socialista, Ramón Ropero, que lleva 16 años gobernando la localidad. Además, Ciudadanos, se haría con la primera gran población de la región y esta localidad de Tierra de Barros sería su primera gran cuota de poder desde la que vender en un futuro sus dotes de gestión.

Los equipos de negociación de los tres partidos interesados ya han sido conformados y a lo largo de esta semana empezarán las reuniones a dos bandas con unos y otros. La idea inicial es no esperar hasta el último momento y a ser posible cerrar los pactos en la primera semana. En el PSOE las negociaciones las llevará el candidato a alcalde junto al secretario provincial, que luego reportarán a Vara el avance de las conversaciones, y este a Madrid. En la capital del país también tendrán la última palabra PP y Ciudadanos.

Badajoz y Cáceres en el aire

El socialista Ricardo Cabezas fue quien más concejales obtuvo en Badajoz, doce, a dos de la mayoría absoluta. El jueves pasado, en declaraciones a los medios, dijo que se habían iniciado «conversaciones informales». Francisco Fragoso, actual alcalde con el PP, bajó a nueve y necesitaría del apoyo de los cuatro concejales de Cs más el edil de Vox para la investidura. Fragoso dijo la noche electoral que la ciudad había votado centro derecha. Ignacio Gragera, candidato de Ciudadanos, tiene la llave, pero permanece en silencio a la espera de lo que diga su partido, por lo que de momento no se sabe siquiera si la intención del partido naranja es entrar en el gobierno local.

El PSOE pondrá sobre la mesa que ha sido la lista más votada y además, después de 24 años de gobierno popular, representan el cambio, eslogan que ha estado utilizando Ciudadanos para abrirse camino entre el electorado. Evidentemente, otra cuestión que habrá que analizar es cada programa, las condiciones que impone este partido y sus líneas rojas.

En Cáceres

En Cáceres la situación no es muy distinta, pero hay matices. PSOE con Podemos suman doce ediles, pero uno más sumarían PP, Ciudadanos y Vox, lo que se ha dado en llamar un pacto a la andaluza que podría servir para que el PP conservara esta alcaldía. En Cáceres los primeros pasos de la negociación los ha interrumpido la feria que acaba de empezar por lo que han aplazado a esta próxima semana las conversaciones. Hay que saber que el candidato de Ciudadanos, Francisco Alcántara, ha pertenecido al PSOE. Lo único que ha trascendido es la diferencia de criterio de en cuanto a aplicar impuestos municipales, ya que Cs quiere bajarlos y PSOE no.

Si el PP apoya a Cs en Villafranca, el partido naranja desalojará a Ropero, que lleva 16 años de alcalde

En Almendralejo el PP lleva varios investigados en su lista, a priori una línea roja de Cs a favor del PSOE

En esta ciudad Cayetano Polo ha sido concejal y portavoz municipal de Cs y conoce bien el Consistorio, así que su criterio será definitivo. El PP tiene a favor que ahora el interlocutor es Rafael Mateos y no la alcaldesa en funciones Elena Nevado (seguirá haciendo política en la Asamblea), con la que Polo tuvo más de un encontronazo en el anterior mandato.

Dudas

Otra gran población extremeña cuyo gobierno local está en el aire es Navalmoral de la Mata (17.170 habitantes). Allí ha estado gobernando el PSOE (Raquel Medina), que ha subido un concejal hasta siete pero no alcanza la mayoría absoluta de nueve. El PP tiene cinco, Ciudadanos dos y en la noche electoral muchos se preguntaron qué camino tomaría el partido regionalista Extremeños, ya que la alianza natural de IU-Podemos (un edil) sería el PSOE y la de Vox (otro edil) el PP. El concejal de Extremeñus, Joaquín Sarró, ya ha dicho que se votará a sí mismo, así que sigue la pelota, de nuevo, en el tejado de Ciudadanos cuyo candidato, Ángel Muñoz, está esperando directrices de instancias superiores del partido.

En Almendralejo (33.400 habitantes), en teoría, Ciudadanos tendría menos dudas. También en esta localidad el PSOE de José María Ramírez ha sido la lista más votada, pero se ha quedado a un concejal de la mayoría absoluta, que son once ediles. Ciudadanos tiene tres, PP siete y Vox uno, por lo que un pacto a la andaluza apearía al PSOE del gobierno local.

Ocurre sin embargo que el PP lleva en su lista a varios concejales investigados en una pieza de la Operación Púnica, entre ellos a su cabeza de lista, el actual alcalde en funciones José García Lobato. El partido de Rivera se ha mostrado muy escrupuloso con estos escándalos que salpican a los políticos y si sigue este criterio es muy improbable que dé sus votos al PP.

Opinión

Sin embargo, si los equipos negociadores de los partidos decidieran poner sobre la mesa más de una localidad, Villafranca de los Barros (12.900 habitantes) es el único lugar de estas cinco poblaciones donde el PP puede hacer valer su condición de partido bisagra. Ha sido el menos votado de los tres con cuatro concejales, pero si presta su apoyo a Ciudadanos, que obtuvo cinco, ya superarían los ocho del PSOE, que fue la lista más votada. En esta localidad hay que tener en cuenta además que varios de los integrantes de Cs son antiguos militantes del Partido Popular.