El silencio se impone hoy para recibir al Nazareno

Los cofrades del Silencio sacan al Nazareno, el paso titular, de la Catedral. :: david palma/
Los cofrades del Silencio sacan al Nazareno, el paso titular, de la Catedral. :: david palma

600 cofrades participarán en la procesión protagonizada por la imagen más venerada en la ciudad junto con la patrona

REDACCIÓN PLASENCIA.

Es uno de los momentos más emotivos de la Semana Santa en la ciudad y, si la meteorología lo permite, hoy se repetirá. Es la salida del Nazareno de la Catedral, la imagen más venerada por los placentinos junto con la patrona. Y el protagonista absoluto de la procesión del Miércoles Santo de la Cofradía del Silencio.

Este año, al igual que viene ocurriendo desde 2016, de nuevo no habrá ningún acompañamiento musical, solo el sonido de las horquillas de madera que portarán algunos de los cerca de 600 cofrades, de los 800 con los que cuenta esta hermandad fundada en 1930, que participarán en una procesión que saldrá a las 21 horas desde la Catedral, donde el Nazareno está durante todo el año.

«Hemos querido recuperar la tradición y, con ella, el silencio que da nombre a nuestra cofradía y que, además, consideramos necesario para mostrar respeto y devoción al Nazareno», explica Ignacio Baños, hermano mayor de la Cofradía del Silencio.

Por tanto no habrá música en una procesión en la que también saldrán otros tres imágenes. Se abrirá con el paso de la Oración en el Huerto, obra de José Jerique que data de finales del siglo XIX. Un paso en el que están Jesús y el ángel que se le apareció y que llevarán 60 costaleros.

Un recorrido alternativo

Después irá el Ecce Homo, un busto de medio cuerpo a tamaño natural, que es del siglo XVII y de autor anónimo. Serán 16 los costaleros que llevarán este paso. A continuación irá el Nazareno portado por 54 costaleros. Se trata de una imagen de vestir, del sigo XVII y obra del escultor José Jiménez, que esta noche llevará túnica morada con bordados en oro. Además, las andas de plata de este paso, adquiridas en 1930 a la casa Meneses, se han restaurado. Por último, el paso de la Virgen, Nuestra Madre Dolorosa de la Esperanza. Es la imagen más nueva de la Cofradía del Silencio. Se adquirió en el año 1959 al escultor Luis Marco Pérez. Es una imagen tallada en madera policromada, de una sola pieza, con capa y vestido estofado en oro. Pesa 100 kilos y mide 1,80 metros. Son 56 los costaleros que llevarán este paso.

Todos ataviados, como el resto de cofrades, con túnica y caperuz morados, capa verde, cíngulo amarillo y guantes blancos. Desde la Catedral, donde ya están los cuatro pasos, la procesión continuará por la calle Blanca, Trujillo, Coria, plaza de San Nicolás, Rúa Zapatería, Plaza Mayor -donde está previsto que dé una vuelta completa-, Rincón de San Esteban, Santa Clara y Catedral, donde se recogerán los cuatro pasos. Pero después solo el Nazareno continuará en la seo. Los otros tres regresarán a la mañana siguiente a Santo Domingo, porque es en el templo cofrade donde se guardan el resto del año.

A través de estos cuatro pasos, el Silencio narrará cómo Jesús oraba en el huerto cuando el ángel se le apareció y le contó lo que iba a ocurrir, su coronación como rey con una corona de espinas que encarna el Ecce Homo, y el camino que después emprende el Nazareno con la cruz a cuestas y seguido de su madre, la Virgen, que le acompaña en su recorrido al calvario.

La Cofradía del Silencio mira al cielo, porque la previsión es que esta noche llueva. «Y si es así, no saldremos», ya adelanta Ignacio Baños. «Nuestras imágenes no se pueden mojar», argumenta. Pero si la previsión no se cumple «o la lluvia se retrasa o tenemos una tregua de dos horas, saldremos y haremos un recorrido más corto». La salida será igualmente desde la Catedral y continuará por Blanca, San Nicolás, Zapatería, la plaza y San Esteban. Un recorrido que durará hora y media frente a las casi cuatro del largo.

La Vera Cruz sacará dos reliquias

La cofradía de la Vera Cruz y el cabildo de la Catedral han acordado sacar en procesión las reliquias del santo lignum crucis (árbol o madero de la cruz) y la sagrada espina de la corona que supuestamente portó Jesús, informa Efe. Estas reliquias son propiedad del cabildo desde el siglo XVII, cuando le fueron regaladas por el obispo Fray Enrique Enríquez de Almansa. Su anterior propietaria fue Ana María de Austria (1568-1629), hija de don Juan de Austria y nieta de Carlos V. Según ha informado la hermandad, todas las personas que lo deseen podrán participar mañana jueves, día 18, a las 11 horas, en el traslado de las reliquias desde la Catedral hasta la capilla de las Josefinas Trinitarias. Quienes deseen acercarse a besar las reliquias podrán hacerlo cada vez que pare la estación de penitencia en su recorrido. El Viernes Santo, a la misma hora, serán llevadas de nuevo a la Catedral.