La Semana Santa segedana estrena su distintivo de fiesta de interés turístico regional

El Amarrao segedano. :: A. M./
El Amarrao segedano. :: A. M.

ANA MAGRO

Zafra ha celebrado por primera vez en 2019 su Semana Santa siendo fiesta de interés turístico regional, un título concedido por la Junta el año pasado. Este distintivo pone en valor, además de la belleza de su puesta en escena en el marco del Casco Histórico, la importancia artística de sus pasos y la implicación ciudadana.

Sin embargo este año la lluvia, que comenzaba a caer justo poco antes de la hora en la que las cofradías y hermandades tenían programada su salida, ha impedido, sobre todo a partir del Miércoles Santo, la salida de algunas de ellas.

El agua impidió la salida de la Hermandad del Cristo de la Humildad y Paciencia y María Santísima de la Salud del Miércoles Santo y el Cristo del Nazareno y la Virgen de la Esperanza del Jueves Santo.

Sí que iniciaría su estación de penitencia en la madrugada del Viernes Santo Nuestro Padre Jesús de los Desamparados y María Santísima del Mayor Dolor (El Silencio), aunque tuvo que regresar a su templo antes de lo previsto. También tuvo que realizar un acto dentro de la parroquia la Cofradía del Santo Entierro de Cristo Yacente y María Santísima de los Dolores el Viernes Santo por la tarde. Sí que pudo salir esa noche, aunque con un recorrido más corto del previsto en un principio, Nuestra Señora de los Dolores (La Soledad).

La Semana Santa de Zafra se clausuró ayer domingo con la procesión del Santísimo Cristo de los Afligidos, El Resucitado.

Esta semana la Oficina Municipal de Turismo ha organizado rutas y visitas guiadas para recorrer previamente los lugares por los que iban a transcurrir las procesiones.