Torrecilla de los Ángeles espera el Jueves Santo a más de 4.000 visitantes para disfrutar de la XXXIII Pasión Viviente

J. R. N. G.

Cumple ya 33 ediciones, implica a todo un pueblo, atrae a miles de visitantes y hace que Torrecilla de los Ángeles se convierta en destino no solo para la devoción o la religiosidad, sino para el turismo de naturaleza, cultural, patrimonial o gastronómico.

Se trata de la XXXIII edición de La Pasión de Cristo de este municipio de la Sierra de Gata, y que presentó el viernes el vicepresidente primero y diputado de Desarrollo y Turismo Sostenible de la Diputación de Cáceres, Fernando Grande Cano, acompañado de la alcaldesa, Mónica de Cáceres Rubio, así como del director de la representación, José Luis Bravo, y del actor Óscar Martín. Precisamente, el director aprovechó para detallar todo lo que conlleva esta representación y sugerir que «es momento de solicitar la declaración de Fiesta de Interés Turístico Regional, porque ahora creo que sí estamos preparados».

El diputado agradeció el esfuerzo de todo un pueblo por mantener viva una tradición, que se celebra ininterrumpidamente desde 1987.

La alcaldesa reiteró que esta fiesta «es una de las más importantes de la provincia y de la comunidad, porque es todo un pueblo el que la hace posible».

Así, a partir de las 22.00 horas del Jueves Santo, en la plaza comenzará la Última Cena para pasar posteriormente por la Oración del Huerto de los Olivos, el Prendimiento, «una imagen espectacular -apuntó el director de la obra- cuando llegan todos los vecinos del pueblo con antorchas», el Juicio de Caifás y el de Herodes y Pilatos, la Condena y el Vía Crucis por las distintas calles y plazas del pueblo, el ahorcamiento de Judas, la Crucifixión y las últimas palabras de Jesús y de María.