La Pasión del Señor centra la jornada del Jueves Santo cauriense

Estación procesional de la cofradía de la Santa Veracruz. :: Karpint/
Estación procesional de la cofradía de la Santa Veracruz. :: Karpint

Nazarenos encapuchados vestidos con túnica morada ceñida con cíngulo y capa amarillo oro acompañan al cortejo

ELADIO PANIAGUA SIMÓN

A las 19.30 horas, organizado por la cofradía de la Santa Vera Cruz, que hunde sus raíces en el siglo XVI, sale de la catedral la procesión de la Pasión del Señor con pasos de gran belleza. En esta estación procesional desfilan los pasos del Niño Jesús con Cruz, portado por los niños, seguido del paso del Crucificado de Lucas Mitata, del siglo XVI y gran valor artístico. Le siguen el paso de la Flagelación, la Virgen de los Dolores y Nuestro Padre Jesús Nazareno.

La cofradía de la Santa y Vera Cruz cuenta también con otras tallas de valor artístico y obra de famosos escultores, y que desde hace unos años no procesionan, como La Magdalena y San Juan Evangelista y la Verónica, componiendo todos ellos el conjunto escultórico más significativo de la Semana Santa cauriense. Toda una sucesión de pasos portados a hombros de penitentes hermanos de carga acompañados por un gran número de nazarenos encapuchados vestidos con túnica morada ceñida con cíngulo y capa amarillo oro, acompañados de centenares de fieles que asisten al acto convertido en una catequesis viviente en la tarde del Jueves Santo.

El itinerario de la procesión comienza en la catedral y continúa por las calles Alojería, Cuatro Calles, Rúa de los Paños, plazas de la Cava y del Rollo, calle Encierro, plaza del Mentidero, Corredera, plaza de San Pedro, Hilanderas, plaza de San Benito, calles Rejas, Seminario, Iglesia y la plaza de la catedral.

Cabe destacar que finalizados los santos oficios del Jueves Santo, el cuerpo de Cristo en hostia consagrada, es llevado al Monumento, que adornado con gladiolos, claveles y lirios, da cobijo al Señor. Durante la tarde del jueves y la mañana del Viernes Santo, regueros de familias recorrerán las distintas iglesias y capillas para rezar.