Un Jueves Santo de procesiones cortas en Mérida

Penitentes de la Cofradía de la Vera Cruz./
Penitentes de la Cofradía de la Vera Cruz.

: M. Á. M. BRÍGIDO FERNÁNDEZ MÉRIDA.

Sol, nubes, tormenta, amenaza de lluvia... Todo en un mismo día. Al menos las tres primeras procesiones que desfilaban ayer por las calles de Mérida se libraron del agua en su salida y parte de su recorrido. Una alegría, después de lo descorazonador que fue el Miércoles Santo en el que se tuvieron que suspender las dos estaciones de penitencia de las cofradías que salían. Pero todas ellas acortaron el recorrido que tenían previsto para evitar que le pillasen las nubes que amenazaban lluvia. La Cofradía Ferroviaria acortó el recorrido por la calle San Francisco, la Hermandad de la Vera Cruz dio la vuelta en la Puerta de la Villa para volver a su parroquia y la Paz se refugió en Santa Eulalia. Al cierre de edición el Mayor Dolor decidía si salir o no. Un Jueves Santo deslucido por el tiempo con procesiones más cortas.