Un Jueves Santo marcado por la lluvia en Plasencia

Hermanos de carga de la Sagrada Cena. /
Hermanos de carga de la Sagrada Cena.

: REDACCIÓN ANDY SOLÉ PLASENCIA.

La lluvia volvió a ser la protagonista de la Semana Santa placentina. Si el Miércoles Santo impidió la salida del templo a los cofrades y pasos de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno (Cofradía del Silencio), ayer afectó de distina manera a dos de las tres procesiones anunciadas. La primera cita del día la protagonizaba la Hermandad de la Sagrada Cena, que unos minutos antes de las siete y media de la tarde, hora prevista para el inicio del desfile, dudaba si salir o no a la calle. Finalmente no fue posible, para desilusión de quienes llevaban todo el año esperando el momento de procesionar y no pudieron hacerlo. La tristeza fue la nota común en Santo Domingo, de donde una hora y media después salió la Muy antigua, franciscana y venerable Hermandad de La Santa Vera Cruz. Lo hizo -pese a que en ese momento no llovía- sin sus pasos, que permanecieron en el templo. Desfilaron los cofrades acompañando únicamente a la cruz de guía.

La tercera de las citas del Jueves Santo era con la Venerable Orden Tercera Dolorosa de la Cruz, que salió a las nueve y cuarto de la noche. La intención inicial era llegar con sus dos pasos (el Cristo del Perdón y la Dolorosa de la Cruz) hasta el Palacio de las dos torres y regresar a Santo Domingo, pero finalmente la procesión continuó por el itinerario previsto.

Ya en la madrugada del Jueves Santo al Viernes Santo estaba prevista la salida de dos procesiones: la de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, a las dos de la madrugada, y la de la Hermandad del Santo Vía Crucis, a las seis y media de la mañana.