Jesús Orando procesiona en Almendralejo en su 50º aniversario

Una multitud silenciosa acompañó a los pasos en su salida. :: g. c./
Una multitud silenciosa acompañó a los pasos en su salida. :: g. c.

Las únicas costaleras de la ciudad y los costaleros del Beso de Judas llevaron con solemnidad el desfile

GLORIA CASARES

El tiempo revuelto que habían previsto los metereólogos para este Martes Santo ha sido benevolente con la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto y el Beso de Judas, que en su 50º aniversario pudo procesionar anoche con todas sus galas. La hermandad, que coordina Antonio Herrera, procesionó anoche por las calles de San Roque con gran emotividad y solemnidad por parte de los 250 hermanos que aproximadamente acompañaron a los dos pasos.

La hermandad, que se constituyó en el año 1969, lució anoche alguno de los estrenos preparados para esta conmemoración, como los candelabros guardabrisas en el paso del Padre Jesús Orando en el Huerto. Además, el paso del Beso de Judas lució su nueva reestructuración, preparada para dar más vistosidad al conjunto.

Las 24 costaleras, que nunca faltan a esta cita, sacaron el paso del Padre Jesús Orando del templo ante una multitud silenciosa y comenzaron el desfile procesional en el que estuvieron acompañadas en todo momento por la agrupación musical de Oliva de Mérida.

El Beso de Judas fue sacado de rodillas por los costaleros en una procesión en la que la nota musical la puso la banda de cornetas y tambores Virgen del Pilar de Villafranca.

Por primera vez esta procesión pasó por la carrera oficial, que este año han instalado en la plaza de la Constitución desde el final de la calle Pizarro hasta la fuente.