Aplausos y devoción acompañan a Jesús y la Virgen en Plasencia

La Virgen en el paso de palio en la procesión de anoche.

REDACCIÓN PLASENCIA.

El tiempo acompañó también en la segunda procesión de la Semana Santa placentina y centenares de personas se congregaron a lo largo de todo el recorrido, especialmente en la salida en Santo Domingo y en la plaza de la Catedral, para disfrutar de un desfile que tuvo en el paso de Jesús de la Pasión, el que da nombre a la cofradía, su mayor novedad en esta ocasión.

Porque, precisamente, para conmemorar el 20 aniversario de su primera salida en Plasencia, solo Jesús ocupó su paso. No le acompañaron esta vez las llamadas figuras secundarias; los dos romanos, el sanedrita y Herodes que forman parte de este paso de misterio que representa, precisamente, el desprecio del Señor a Herodes.

Adornado con claveles rojos, frente a los rosas y blancos de la Virgen, Jesús de la Pasión salió ayer también vestido como en su primera salida y en su posición original, sin las manos atadas.

Más de 600 cofrades participaron en la procesión, en la que hubo aplausos y devoción, en la que se habilitaron dos nuevos tramos de velas y en la que la música, y con ella la solemnidad del momento, corrió a cargo de dos bandas: la de cornetas y tambores 'Virgen del Prado', de Ciudad Real, que acompañó a Jesús, y la banda de música 'Ciudad del Tormes', de Salamanca, que se situó junto al paso de palio de la Virgen, que anoche vistió saya verde, manto granate y toca de sobremanto dorada.

Ambas imágenes, Hijo y Madre, volverán a recorrer el casco histórico en la procesión del Encuentro el Domingo de Resurrección, la segunda de la que se ocupa la Hermandad de la Pasión, con la que se cierra la Semana Santa y una de las más esperadas y que más público congrega en la Plaza Mayor, porque el encuentro entre Jesús y María se produce junto al Ayuntamiento. Ese día ambas imágenes irán vestidas de blanco.

Arriba, Jesús de la Pasión lució majestuoso en solitario en su paso, sin figuras secundarias; abajo a la izquierda, algunos de los muchos cofrades que participaron ayer; a la derecha, una de las bandas de música. / David Palma