La alegría del Resucitado despierta a la ciudad de Mérida

Un niño se tapa los oídos cuando suenan los cohetes. / J. M. Romero

M. Ángeles Morcillo
M. ÁNGELES MORCILLOMérida

Con algunas nubes en el cielo pero el sol en todo lo alto, la procesión de Jesús Resucitado se celebró ayer a primera hora de la mañana. Una tanda de fuegos artificiales despertaba la ciudad anunciando que el Domingo de Resurrección había llegado. Con el himno de España y algunas caras infantiles impregnadas de sueño, las imágenes salieron de la Basílica de Santa Eulalia para recorrer las calles de Mérida, aún atestadas de turistas. Muchos de ellos no quisieron perderse la última procesión de esta Semana Santa, esta vez sin lluvia.