Segundo Píriz: «Ha sido el momento más difícil en mi etapa de rector»

El rector Segundo Píriz en una imagen de archivo./HOY
El rector Segundo Píriz en una imagen de archivo. / HOY

El máximo responsable de la universidad cree que se ha actuado con toda la celeridad posible tras revelarse las preguntas de la EBAU

J. López-Lago
J. LÓPEZ-LAGO

Las preguntas de unos exámenes de la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU), antigua Selectividad, se hicieron públicas en internet antes de que tuvieran lugar las pruebas. Se confirmó el jueves, día 7. En estos ocho días la Universidad de Extremadura (UEx) ha salido en todos los medios, se han repetido los exámenes a más de 4.000 estudiantes entre protestas de alumnos y se ha zanjado el asunto con dos dimisiones.

–¿Ha sido la peor crisis de la UEx en los ocho años que lleva usted de rector?

–Ha habido episodios complicados porque nos tocó gobernar la universidad en la etapa de crisis más larga. Pero este ha sido el que más repercusión ha tenido porque afectaba a más de 4.800 estudiantes extremeños, a sus familias y a sus profesores. Yo creo que ha sido el momento más difícil de esta etapa en el Rectorado de la Universidad de Extremadura.

Más información

–¿Cómo y cuándo le llegó a usted la información?

–El miércoles por la tarde al regresar de Cáceres hablé con unas personas que trabajaban en Badajoz y me dijeron que estaban cambiando rápidamente los exámenes para el jueves porque había habido una posible filtración, por si esto era cierto. A partir de ahí se sucedieron los acontecimientos muy rápido. Luego, ya el director de comunicación explicó que el miércoles, día 6, el tribunal calificador sospechó de la vulnerabilidad por un acceso indebido a la página web, por eso cambian de forma urgente los exámenes del jueves. Ese día se convocó una reunión de la comisión organizadora de la prueba a las cinco de la tarde del día siguiente, jueves. Ahí se determinaron medidas anunciadas por su presidente, Ciro Pérez, a las siete de la tarde. El tribunal calificador tomó la decisión de cambiar los exámenes del jueves y repetir algunos exámenes el martes, así como determinar un sistema de corrección para ajustarse al calendario fijado. El viernes, yo comparecí en el Rectorado de Cáceres y lo primero que hice fue pedir disculpas a todos los estudiantes, a sus familias y a sus profesores y anunciar medidas, como resarcir el gasto originado, aunque las medidas las toma la comisión organizadora de las pruebas, no la universidad.

–Hay la sensación en el ámbito académico, en el político y entre el alumnado de que usted no ha dado la explicación oficial sobre qué ocurrió exactamente.

–Respeto las opiniones, pero no las comparto porque yo he comparecido a las diez de la mañana (el viernes) con la información que tenía en ese momento y medidas para solucionar el problema. No hay que olvidar que hemos tenido un error y la universidad lo ha asumido. Lo que nos preocupaba en ese momento era cómo salir de ese error y que el daño para los estudiantes fuera el menor posible. Sábado y domingo estuvimos haciendo multitud de llamadas y el lunes por la mañana seguimos analizando pros y contras con este gabinete de crisis y recibimos a los estudiantes.

–Precisamente los estudiantes se quejan de que no fueran escuchados hasta el lunes cuando la crisis se desató el jueves anterior, lo que multiplicó su indignación.

–Lo primero era tener muy claro qué había sucedido y ver qué medidas tomar. Esto se supo un viernes por la tarde y los estudiantes estaban hablando con nosotros un lunes a las dos de la tarde durante tres horas y media, viendo cómo hacer las cosas para que el daño fuera el menor posible. Creo que logramos un acuerdo importante y los estudiantes vinieron a hacer las pruebas el martes con normalidad, por eso quiero agradecer su actitud y paciencia. Veo que entendieron que hubo un error y solo había la posibilidad de repetir las pruebas. Ahora estamos haciendo un esfuerzo para que la nota salga prácticamente en el mismo plazo que estaba previsto, en la mañana del 16 de junio, sábado, a las nueve de la mañana como máximo, así que habrá el mismo plazo, desde el lunes, 18, para realizar reclamaciones. Pero quiero recalcar que la decisión la toma por unanimidad la comisión organizadora de la EBAU, no la universidad.

«He aceptado las dos dimisiones porque eran los responsables políticos, aunque no los culpables»

–Ha sorprendido saber que las preguntas de cada examen se cuelguen en internet de manera pública prácticamente al terminar. Por lo que se sabe, esto ha dado lugar a que esa carpeta estuviera preparada y por un error humano se convirtiera en visible, ¿sabía que este era el procedimiento?

–Nosotros tenemos unos datos que hemos adelantado y que son objetivos, pero la universidad tiene que abrir una información reservada para ver qué ha sucedido. En cualquier caso, el hacer visible los exámenes de la EBAU es un compromiso de transparencia con nuestros estudiantes.

–Pero al salir del aula ellos ya se llevan el examen en la mano y por tanto las preguntas ya son públicas.

–Sí, pero el año pasado se tardó en colgar 24 o 36 horas y tuvimos bastantes quejas. Creo que lo que ha habido es un intento de algunas personas que trabajan en el proceso de ir preparando estos exámenes para que, en cuanto terminaran el jueves, estuvieran visibles en aras de esa transparencia que se nos pide.

–Las dimisiones del vicerrector de Estudiantes (Ciro Pérez Giraldo) y del presidente del tribunal calificador (Javier Benítez) parece que no han convencido a nadie, ni en el ámbito político ni en el caso de los estudiantes, ¿qué opina?

– Opiniones hay para todo. Creo que la Universidad de Extremadura ha hecho un ejercicio de responsabilidad. El rector ha aceptado las dimisiones del vicerrector de Estudiantes y Empleo porque era el presidente de la comisión organizadora de la EBAU y, por tanto, el responsable político, no digo el culpable de este error, y el presidente del tribunal calificador. Para unos es mucho y para otros es poco. Creo que la responsabilidad política ha sido asumida por la Universidad de Extremadura y damos con ello una muestra de responsabilidad y transparencia.

–¿Tras la imagen dada, le preocupa que ahora empieza el periodo de matriculaciones?

–Las noticias que no son positivas no contribuyen a mejorar la imagen. Ha habido un error o accidente y todas las personas que llevan tanto tiempo trabajando en estas pruebas han hecho su trabajo con absoluta dedicación, entrega y profesionalidad, pero en una obra en la que participan tantas personas pueden producirse errores humanos. No hay institución en el mundo donde no se pueda producir un error, el cual vamos a investigar para saber qué ha sucedido exactamente y que todo vuelva a la normalidad.