El segundo aeropuerto de Madrid estará 35 minutos más cerca de la región que Barajas

Aeródromo de Casarrubios del Monte (Toledo). :: hoy/
Aeródromo de Casarrubios del Monte (Toledo). :: hoy

El Ministerio de Fomento analiza la viabilidad de la instalación proyectada junto a Navalcarnero, al pie de la A-5, y que usarían aerolíneas de bajo coste

Antonio J. Armero
ANTONIO J. ARMEROCáceres

Entre Valmojado y Navalcarnero, al lado del punto en el que se juntan la autovía A-5 y la autopista R-5. Ahí se ubicaría el segundo aeropuerto de la capital de España, un proyecto que en mayor o menor medida tendría su repercusión en Extremadura, ya que para una parte de su población pasaría a ser la instalación de este tipo más cercana. Para el conjunto de la comunidad autónoma, estaría unos 35 minutos más cerca que Barajas en el viaje por la autovía A-5 y la autopista de peaje R-5.

La iniciativa cuenta ya con un informe de viabilidad técnica y económica favorable por parte de la Comunidad de Madrid, según informó el pasado día 17 su presidente, Ángel Garrido, quien también aclaró que es el Gobierno central quien tiene la última palabra para que la iniciativa salga o no adelante. Según Europa Press, el Ministerio de Fomento ya está evaluando las posibles afecciones medioambientales y sobre el tráfico aéreo en la zona.

El proyecto lo abandera la compañía Air Madrid City Sur, que agrupa a varios empresarios, y toma como base el aeródromo de Casarrubios del Monte (en la provincia de Toledo, junto al límite entre las comunidades autónomas de Castilla La Mancha y Madrid). Lo que plantea, en grandes líneas, es invertir 148 millones de euros para convertirlo en un aeropuerto, en principio concebido para que lo usen aerolíneas de bajo coste. Se ubicaría en un terreno entre los términos municipales de Navalcarnero, El Álamo (los dos en Madrid) y Casarrubios, a 83 kilómetros de Talavera de la Reina y a la mitad de la Puerta del Sol de Madrid. Una de las razones que citan sus impulsores para defender su viabilidad es que Madrid es la única gran capital europea con un único aeropuerto.

«El impacto sobre la región será mínimo, casi nadie cambia de aeropuerto por ahorrarse media hora» Julián Mora Aliseda Universidad de Extremadura

La apertura de un segundo supondría una opción nueva para quienes usan este medio de transporte, particularmente para los residentes en el norte de la región. A día de hoy, desde Plasencia hasta Madrid Barajas Adolfo Suárez hay 266 kilómetros si el viaje se hace utilizando la autopista de peaje R-5; y hasta el aeródromo de Casarrubios son 211, o sea, 55 kilómetros menos. En tiempo son unos 35 minutos de diferencia, sin tener en cuenta los minutos de demora que podría suponer el tráfico en la M-40. Otro aspecto que algunos conductores podrían valorar es no tener que pagar 4,20 o 4,70 euros -según el día y la hora- para usar la R-5. En definitiva, alguien de Plasencia tarda dos horas y 35 minutos en llegar a la terminal 4 de Barajas y emplearía dos horas hasta Casarrubios. Hasta el aeropuerto de Badajoz son a día de hoy una hora y 50 minutos.

Con respecto a Sevilla

Alguien de Badajoz tendrá casi una hora más cerca del aeropuerto de Sevilla que el proyectado en Casarrubios. Para un residente en Cáceres, este último quedará un cuarto de hora más cerca que el de la capital hispalense.

En opinión de Julián Mora Aliseda, profesor de Ordenación del Territorio de la Universidad de Extremadura (UEx), «el impacto de ese nuevo aeropuerto sobre la región sería mínimo». «Las distancias se miden en tiempo, y casi nadie cambia de aeropuerto por ahorrarse 35 minutos de viaje», argumenta el experto. Él añade otra razón: el área más beneficiada por la apertura de esa instalación sería el norte de la comunidad, donde la edad media de la población es más elevada, lo que hace que se reduzca la clientela potencial de esa iniciativa que estudia el Ministerio de Fomento.

Más