Las sanciones a camiones durante la campaña del tomate cayeron un 17% en 2018

Vehículos pesados transportando tomates durante la campaña del pasado año./HOY
Vehículos pesados transportando tomates durante la campaña del pasado año. / HOY

Durante la campaña de recogida de 2018 se produjeron unas 480 denuncias

EFE

Las sanciones a vehículos durante la campaña de transporte del tomate cayeron en la región un 17 por ciento el año pasado en relación a 2017, con lo que se mantuvo la tendencia de años anteriores de descenso en el número de infracciones.

Así lo ha señalado este martes la delegada del Gobierno en Extremadura, Yolanda García Seco, tras la reunión mantenida para analizar la campaña de este año en Badajoz, tras lo que ha destacado que durante 2018 se produjeron unas 480 denuncias.

A su juicio, reuniones como la celebrada hoy han permitido el descenso de las infracciones durante los últimos años, además de los distintos cambios normativos a este respecto o el incremento de los controles. Además, ha continuado la delegada del Gobierno en la región, el pasado año se inspeccionaron 1.500 vehículos frente a los 800 de 2017.

De esta manera, según ha explicado, el incremento de los controles ha hecho que los agricultores y transportistas estén más concienciados de que es probable que la Guardia Civil esté en esas vías y, a su vez, ha permitido que haya menos denuncias por vehículos inspeccionados.

Como consecuencia de este descenso, todas estas circunstancias han propiciado una mejora «evidente» de las condiciones del transporte, que incide de forma especial en la seguridad vial, pues el vertido del producto es «muy peligroso» para los usuarios de las carreteras.

No obstante, la delegada del Gobierno en la comunidad autónoma extremeña ha incidido en que se debe continuar con este trabajo y ha recordado que se deben mantener las recomendaciones para que se cumpla la normativa de forma «rigurosa», a través del uso de cubas autorizadas, de la utilización de cinchas de sujeción y del cubrimiento de la carga, o del transporte por vías adaptadas.

Cabe destacar que la reunión mantenida este martes es habitual al inicio de la campaña de recogida del tomate para analizar las condiciones de transporte del producto desde las explotaciones agrarias o desde las cooperativas hasta las industrias de transformación.

Así, en estas reuniones participan representantes del sector agrario y del transporte autonómicas, de las administraciones implicadas, de la Guardia Civil o de la Fiscalía de Seguridad Vial.

Finalmente, según Yolanda García Seco, la campaña de transporte de tomate de este año comenzará a finales de julio y se desarrollará durante unos 60 días, en los que se esperan un total de 200.000 desplazamientos de vehículos pesados.

En datos globales, la Guardia Civil ha registrado un ligero incremento en el número de incidentes de tráfico ocasionados por el transporte de tomate en 2018 con respecto a la campaña anterior, pasado de 74 a 88 incidencias, aunque la cantidad de material retirado de las calzadas ha sido bastante menor que en la campaña de 2017.

La mayoría de estas incidencias se produjeron en la N-5 y en el A-5, aunque también se han empezado a detectar incidentes en las A-58 y en la N-521.

Durante la campaña pasada, se inspeccionaron 1.329 vehículos y se pusieron 448 denuncias, produciéndose un descenso de significativo del 17% en el porcentaje de vehículos denunciados, pese al incremento de los controles realizados por la Guardia Civil de Tráfico.