«Salamanca hace una política agresiva de captación de alumnos»

«Nuestra Universidad puede presumir de calidad». / C.M.
«Nuestra Universidad puede presumir de calidad». / C.M.

A.T.

-La UEx tiene 19.500 estudiantes. Hace diez años tenía 25.000. ¿Por qué ese descenso?

-Por tres factores. Porque hace una década el promedio de duración de los títulos eran 5 años y ahora son 4; porque hace dos décadas la natalidad era baja y se refleja ahora y porque, además, hay un sentimiento creciente entre los jóvenes de salir a estudiar fuera de casa.

-¿En ningún caso ese descenso es responsabilidad de la UEx?

-No. Es un fenómeno que pasa en todos los sitios. Los jóvenes estudiantes extremeños no se van de la UEx, se van de la región, y los andaluces de Andalucía, y los gallegos de Galicia, no de sus universidades. En los pasillos de la Facultad de Ciencias se oye hablar gallego porque hay un grupo de alumnos de esa comunidad que estudian aquí Matemáticas. Nosotros podemos presumir de calidad. Tenemos dos alumnas con el premio Princesa de Girona, Guadalupe Sabio y María Escudero, dos celebridades de la ciencia española de categoría internacional que se han formado aquí. No hay razones objetivas para pensar que el descenso de la matrícula se debe a que los alumnos no quieren estudiar en la UEx por sus condiciones docentes e investigadoras.

-La Junta ha aprobado la práctica gratuidad de la matrícula si el alumno aprueba las asignaturas en las convocatorias ordinarias. ¿Por lo que dice, cree que la Junta ha errado el tiro y que la matrícula gratuita no los va a retener?

-Creo que esa idea está pensada sobre todo para que los padres tengan un argumento más ante sus hijos en su intento de que no se vayan. Otra cosa es que lo consigan.

-¿Qué le parece ese abaratamiento de la matrícula? ¿No cree que una medida así, además de ser socialmente costosa, devalúa a la propia Universidad? Parece que si es gratis es porque no vale nada.

-No estoy de acuerdo con la apreciación que hace. No censuro esa idea aunque no me gusta que sea indiscriminada. Pero esto es una opinión personal, no como rector.

-Los estudiantes extremeños son los que mejores notas sacan en Selectividad, lo cual ha dado alas a la idea de que aquí los exámenes de acceso son más fáciles que en el conjunto de España. ¿Esa sospecha tiene fundamento?

-Todo este asunto viene exclusivamente por la presión para entrar en carreras bio-sanitarias. Esa acusación no se sostiene y si se difunde es porque enmascara otras cuestiones. La Universidad de Salamanca hace una política agresiva de captación de alumnos en los institutos del norte de Extremadura. Les pone un autobús y se los lleva a enseñarles la Facultad de Medicina y la ciudad. En cada instituto hay alumnos brillantes, con magníficas notas en Bachillerato y en la prueba de acceso. Muchos de ellos se matriculan en Salamanca, desplazando a alumnos de la ciudad o de la provincia. Y ahí es donde viene el conflicto porque el padre del alumno salmantino que se ha quedado fuera interpreta, aunque sea erróneamente porque hay distrito único, que se debe a que la plaza 'se la ha quitado' un alumno extremeño. Eso molesta, aunque la pregunta debería ser por qué viene la Universidad de Salamanca a captar alumnos al norte de Cáceres. El resultado es que recibimos las críticas de aquí, porque nos dejamos 'robar' el alumnado; y de allí, porque los extremeños 'ocupan' plazas que los salmantinos consideran suyas. Lo que tenían que hacer los perjudicados es criticar a la Universidad de Salamanca por captar alumnos en Extremadura. Hemos logrado que, a partir de ahora, los institutos del norte extremeño no dejen salir a sus alumnos para esas visitas organizadas por la Universidad de Salamanca.

-Usted ganó con holgura las elecciones entre el profesorado y el Personal de Administración y Servicios, pero le molestó no ser el más votado entre los alumnos. ¿Ha restañado ya esa herida?

-Estamos en ello, pero no me molesté porque no me votaran, sino porque creo que se difundió una imagen de mí que no es la que me corresponde. Me he reunido con ellos y se lo he dicho.

-¿Está queriendo decir que la campaña electoral fue cruda?

-No. Sí tuvo sus más y sus menos. Jugaron la pieza del alumnado.