El ritmo de trabajo afecta al 78% de los profesionales de la discapacidad

Un estudio de Plena Inclusión recoge que el 52,8 confiesa que su labor le afecta emocionalmente

EFE

El 78% de los profesionales del sector de la discapacidad asegura que el ritmo de trabajo supone el factor más desfavorable para su salud y el 52,8 confiesa que su labor le afecta emocionalmente, según el estudio 'Riesgos Psicosociales en entidades de Plena Inclusión Extremadura 2018'.

Este trabajo, elaborado por la psicóloga sanitaria María Victoria Mateo a partir de encuestas a más de 250 profesionales de varias entidades que forman parte de Plena Inclusión Extremadura, se ha presentado este jueves durante las I Jornada de Riesgos Psicosociales en servicios de apoyo a personas con discapacidad intelectual celebrada en Mérida.

A la inauguración del acto han acudido el presidente de la federación organizadora, Pedro Calderón; la directora general de Trabajo, Sandra Pacheco; y el director gerente del SEPAD, José Vicente Granado.

Calderón ha explicado que el principal objetivo de esta jornada es detectar y prevenir los riesgos psicosociales que se producen en las personas que trabajan de forma «directa e íntima» con las personas con discapacidad.

1.700 discapacitados

En la entidades que componen Plena Inclusión Extremadura trabajan un total de 1.700 profesionales, según Calderón, una cantidad enorme que en el desarrollo de su trabajo sufren, además de las «dificultades técnicas y horarios y calendarios de trabajo difíciles, otro graves problemas como la implicación emocional que supone tratar con personas que tienen grandes necesidades de apoyo y problemas de conducta».

En este sentido, Calderón ha asegurado que prevenir este tipo de problemas garantiza «el clima laboral y la calidad en la prestación del servicio».

Por su parte, la directora general de Trabajo ha destacado que la concienciación y la formación en materia de prevención son vitales, ya que los riesgos en el ámbito de la discapacidad pasan «muchas veces desapercibidos porque no son tan tangibles como una caída o un corte, pero tienen en muchos casos consecuencias más importantes».

Por último, el director gerente del SEPAD ha manifestado su preocupación por estos riesgos «ocultos», y ha incidido en que trabajar en este sector no es «fácil» y unas condiciones laborales de calidad garantizan un mejor servicio.