Cañaveral de León: Remojón en mitad de la plaza

La piscina es una alberca para regar huertos. A la derecha, el ayuntamiento./
La piscina es una alberca para regar huertos. A la derecha, el ayuntamiento.

Esta localidad está en Huelva y es la primera que aparece tras abandonar Extremadura por el Sur a través de la Ba-072

J. López-Lago
J. LÓPEZ-LAGO

La plaza del pueblo es una piscina. Lo escuchas y no es fácil creerlo. Pero en Cañaveral de León sales del ayuntamiento, caminas dos pasos y puedes darte un chapuzón. Es cierto.

Esta localidad está en Huelva y es la primera que aparece tras abandonar Extremadura por el Sur a través de la Ba-072. Sin embargo, hay que anotar que hasta 1833, cuando se fijó la actual división provincial, Cañaveral de León era extremeño. De hecho fue una aldea de Fuentes de León hasta finales del siglo XVI. Todo esto lo explica su alcaldesa, Mercedes Gordo Márquez.

En su pueblo se refieren a su piscina en mitad de la plaza como la laguna y es Bien de Interés Cultural desde 2009. Y es que en realidad esta construcción de 862 metros cuadrados (mayor que una piscina olímpica) siempre fue una alberca que servía para regar los huertos, hasta que en verano los vecinos empezaron a limpiarla para bañarse y hace unos once años le instalaron una depuradora. Normalmente la laguna se llena gracias a un manantial de manera natural, pero si no ha llovido demasiado durante el año hay que recurrir, como este año, a los servicios de la mancomunidad que gestionan el agua.

La alcaldesa, Mercedes Gordo, junto a la piscina el mes pasado cuando estaba a punto de llenarse.
La alcaldesa, Mercedes Gordo, junto a la piscina el mes pasado cuando estaba a punto de llenarse. / JLG

Los fines de semana el lugar se masifica y la alcaldesa avisa de que no es una piscina como tal. No se permiten mesas ni sillas ni sombrillas para preservar el paisaje y tampoco hay socorristas o imperan las normas comunes para cualquier piscina. Bañarse es gratis, aunque existe una hucha para donativos que se usan para el mantenimiento.

En realidad, la laguna es una infraestructura más de la cultura del agua que impera en este pueblito de 411 habitantes que fue creado porque había un manantial. Una fuente redonda de la época árabe fue la primera floración de este manantial y hay una acequia con un interesante sistema de compuertas que ha servido históricamente de abrevadero y sirve de conducción para regar 14 hectáreas de huertos, además de la denominada Calleja del Agua, que cuando el manantial está generoso convierte en este paseo en otra experiencia refrescante y muy apetecible en este mes de agosto.

Este pueblo de Huelva pertenecía a Extremadura a principios del siglo XIX.
Este pueblo de Huelva pertenecía a Extremadura a principios del siglo XIX. / JLG

Más rincones con encanto