«Las renovables necesitan que se amplíe la red de transporte de energía»

Francisco Arteaga, en un momento de la entrevista. :: j. v. arnelas/
Francisco Arteaga, en un momento de la entrevista. :: j. v. arnelas

«Los megavatios que se pueden instalar en la región se pueden contar por decenas de miles»

José M. Martín
JOSÉ M. MARTÍN

«Extremadura tiene más sol que aire», dice Francisco Arteaga, director general de Endesa en Andalucía y Extremadura. Con esta sentencia deja clara la estrategia de la compañía eléctrica en la región, donde tiene seis plantas fotovoltaicas en construcción y otra más en un horizonte temporal muy próximo. Sin embargo, la producción energética no es el único ámbito de interés de la empresa en esta comunidad autónoma.

-Endesa anunció un plan para extender los puntos de recarga del coche eléctrico. ¿Extremadura está dentro de ese plan?

-Nuestro plan a nivel nacional es instalar 8.500 puntos de recarga en vías de comunicación y dentro de las ciudades y otros 100.000 en aparcamientos accesibles de particulares, empresas o instituciones. Queremos que no quede ningún tramo de la geografía española en el que haya más de 100 kilómetros sin un punto de recarga. La idea es eliminar las dudas de los potenciales usuarios de vehículos eléctricos sobre si van a poder o no recargar.

-¿Podemos trasladar esas cifras a Extremadura?

-Va a depender de que encontremos socios con los que llegar a acuerdos y de las facilidades para la inversión, porque los puntos de recarga no van a tener un retorno económico a corto plazo. Sí queríamos romper el círculo vicioso de que no haya puntos de recarga porque no hay vehículos suficientes y de que no se compren coches eléctricos, porque no hay puntos de recarga. No me atrevo a concretar un número, pero estaremos en unos 100 puntos de recarga por provincia.

-Badajoz tendrá una red pública de recarga de vehículos eléctricos, que recientemente ha salido a licitación. ¿Endesa va a optar?

-Tenemos un interés especial en Badajoz, porque es un mercado muy importante. También porque tiene una gran extensión y hay unas vías de comunicación muy importantes con el centro y el norte de la península. Vamos a intentar participar en todas aquellas iniciativas públicas o privadas que se desarrollen en esta comunidad para la extensión de estos puntos de recarga.

-Otra realidad de Extremadura son los cortes de suministro que se producen en algunas comarcas. Endesa se comprometió a modernizar las líneas.

-Sí, y estamos trabajando en ello. Tenemos un plan de inversión de más de 40 millones de euros en tres años para Extremadura, que en distribución es como decir que vamos a invertir ese dinero en la provincia de Badajoz. Vamos a dirigirnos al desarrollo normal de la red, a su extensión y modernización, especialmente en los puntos que por circunstancias especiales puedan tener una calidad de servicio menos satisfactoria. Se han producido más incidencias en la zona oeste de la provincia y en algunas pedanías de la ciudad de Badajoz. La calidad de servicio es muy buena en términos generales y cumplimos holgadamente la exigencia reglamentaria, pero queremos satisfacer las expectativas de los clientes. Hace poco hemos dedicado cerca de 200.000 euros en el entorno de Oliva de la Frontera para mejorar las redes, pero estamos haciendo planes en todas las comarcas con problemas.

«Si las cosas se hacen bien, en 2030 la región tendrá la misma producción que ahora, pero sin Almaraz»

«El consumidor español paga más que la media de la UE, pero no a las empresas eléctricas»

«Extremadura tiene puntos en los que la calidad del servicio es poco satisfactoria»

«Hay menos beneficiarios porque era necesario que dejaran de recibirlo quienes no lo merecían»

-¿A qué se deben esos problemas?

-Estamos colaborando con la administración para resolver dos aspectos claves en las zonas rurales: las zonas de arbolado en las que hay que hacer limpieza, tala y poda, y la avifauna. En este punto, las cigüeñas anidan en las torres eléctricas y provocan cortocircuitos en las líneas. Además, hay muchas derivaciones particulares en las zonas rurales, para cortijos o fincas, que no están mantenidas de forma adecuada y cuando hay un cortocircuito en esas instalaciones arrastran al resto de la línea, por lo que estamos fomentando que se nos cedan esas instalaciones particulares, aunque los costes de mantenimiento sean una carga para nosotros.

-Las estadísticas dicen que España fue el segundo país de la Unión Europea en el que más subió la factura de la luz el año pasado o que el precio de la electricidad es el tercero más caro. ¿A qué se debe?

-El consumidor final en España paga más que la media de los consumidores de la Unión Europea por su factura eléctrica, pero no a las empresas eléctricas. Paga más porque paga muchos más impuestos. Hoy en día, más de la mitad de la factura eléctrica son impuestos. La factura también soporta una serie de consecuencias de la política energética de cada momento que hace que casi el 20% de la misma sea para pagar subsidios y primas a las antiguas renovables que no eran eficientes.

-Los usuarios del bono eléctrico se han visto reducidos y los usuarios lamentan el endurecimiento de los requisitos, ¿qué responsabilidad tienen las eléctricas en esta medida?

-Se trata de algo totalmente regulado por la administración. Las eléctricas no establecemos las normas ni las exigencias. Sí es cierto que la normativa actual ha venido a poner un poco de orden en este tema, porque lo que no paguen los beneficiarios del bono social, lo tiene que pagar el resto de usuarios. Hay que asegurarse de que ninguna familia que necesite ese apoyo deje de recibirlo, pero también que aquellos que lo recibían sin necesitarlo dejen de hacerlo. La reducción en el número de beneficiarios ha sido por dejar de aplicar a ciegas el criterio de potencia y se ha ido a la renta, que es lo más justo.

Fotovoltaica

-La producción renovable está creciendo en Extremadura. ¿La región tiene las infraestructuras adecuadas para el transporte de esa energía?

-Extremadura tiene una red, tanto de transporte como de distribución, bastante buena. Eso no significa que nos tengamos que conformar. Hasta ahora, la red de transporte se ha desarrollado mirando hacia la demanda, a puntos de consumo más denso (Madrid o Barcelona), pero eso va a cambiar porque las renovables, fundamentalmente la fotovoltaica, van a hacer que el sur de la península ibérica se convierta en protagonista de la generación del futuro. Para eso hay que multiplicar la red de transporte de energía eléctrica, porque las circunstancias han cambiado y eso es una gran noticia para Extremadura. Los megavatios (Mw) que se pueden instalar en la región, que tiene el mejor yacimiento energético del mundo, se pueden contar por decenas de miles, con lo cual va a ser foco de inversión y de creación de riqueza y empleo.

-¿El futuro es la fotovoltaica?

-Y el presente. La curva de aprendizaje de la tecnología fotovoltaica ha sido muy buena, con lo que se ha reducido el coste de producción más de diez veces. Eso no ha pasado con la termosolar, que empezó en una mejor situación, pero no ha evolucionado tan bien.

-Endesa tiene seis plantas en construcción en la región.

-Estamos invirtiendo más de 200 millones de euros y creando más de 1.300 empleos con plantas que suman más de 250 Mw y que pueden tener una producción de más de 500 Gwh (gigavatios hora) al año. Estarán en funcionamiento antes de fin de año y son la punta del iceberg de todo lo que se va a hacer en Extremadura.

-¿En qué punto está la fotovoltaica que se instalará en el término municipal de Badajoz?

-Estamos a punto de empezar a construir. La inversión que hemos hecho supera los 30 millones de euros y el nombre que en principio tiene es Augusto, que está perfectamente relacionado con la historia de Extremadura. Tendrá una potencia instalada será 50 Mw y la producción en torno a 100 Gwh al año.

-La central nuclear de Almaraz cierra en 2028. ¿Hay tiempo para suplir su producción con renovables?

-Es materialmente imposible suplir la producción de Almaraz, que es de 16.000 Gwh al año, antes de su cierre. Harían falta 8.000 Mw fotovoltaicos. El reto es que en 2030, si hacemos las cosas bien y la colaboración público-privada continúa, podamos llegar en 2030 al nivel de producción actual, pero sin la central nuclear.

-Endesa era partidaria de prolongar la vida útil de Almaraz.

- Cuando hay un acuerdo, todos debemos propiciar que sea respetado y lo debemos defender. Siempre hay que tener generosidad y capacidad de ceder, porque de lo contrario no existirían los acuerdos. Aspirábamos a que su explotación fuera a más largo plazo, porque consideramos que Almaraz tiene unas condiciones magníficas para seguir produciendo, pero ya hemos pasado ese momento.

-¿Se podrá garantizar el suministro sin nucleares?

-Es el gran reto de todo el planeta. Debemos conseguir que las energías renovables, que no son gestionables en principio, sean compatibles con la cobertura de la demanda en todos las horas del día y en todos los periodos del año. Eso requiere un desarrollo amplio del parque generador renovables, pero también completar con almacenamiento. Técnica y económicamente sí es posible.