La UME regresará en octubre a Extremadura para seguir retirando camalote del río Guadiana

La UME regresará en octubre a Extremadura para seguir retirando camalote del río Guadiana

Los trabajos se realizarán a partir de ese mes que es cuando la planta entra en parada vegetativa, el mejor momento para retirarla masivamente

EUROPA PRESS

La Unidad Militar de Emergencias (UME) regresará probablemente a Extremadura el próximo mes de octubre, una vez que el camalote entre en parada vegetativa, para colaborar con la retirada masiva de esta plaga del río Guadiana, como ya hiciera el pasado invierno.

La Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) ha hecho entrega este jueves a la UME de dos embarcaciones diseñadas específicamente para trabajar en la retirada de la planta invasiva, pero que además podrán ser utilizadas en otras situaciones en la que se requieran sus características --son resistentes a los pinchazos y tienen poco calado-- en cualquier punto del país.

En esta línea, el presidente del organismo de cuenca, Samuel Moraleda, ha dicho que la UME podrá destinar estas embarcaciones «no solo para colaborar con la CHG» que, según ha avanzado, «lo harán seguramente a partir del mes de octubre de este año, cuando se inicien nuevamente las operaciones de retirada masiva de camalote», sino a cualquier otra misión.

Con esta entrega de este material se da cumplimiento a una petición realizada por el teniente general de la UME, Miguel Alcañiz, durante la visita de la ministra de Defensa, Margarita Robles, el pasado mes de marzo para conocer los trabajos de la UME en la retirada de camalote en el río Guadiana en Badajoz.

Entonces el propio teniente general ya se ofreció a seguir colaborando en la lucha contra el camalote, tras cinco meses de trabajo en los que los efectivos de la UME actuaron en 35 kilómetros del río de donde extrajeron 63.000 toneladas de la planta invasiva.

Actualmente, tal y como ha explicado Moraleda, con el aumento de las temperaturas, la especie comienza a multiplicarse con «mucha fuerza», si bien ha señalado que hay actualmente 70 kilómetros afectados por el camalote en los que está «prácticamente erradicado, con aparente no presencia» del mismo.

Los trabajos actuales, a la espera de que en octubre la planta entre en parada vegetativa, que es el mejor momento para retirar masivamente, se centran en fortalecer las zonas donde ha sido extraído el camalote para que, en caso de que aparezca «alguna planta en desarrollo, se retire de manera inmediata».

También se trabaja en la «conservación de los tramos limpiados», reforzando las zonas aguas arriba de los tramos limpios, fundamentalmente en Miralrío, antes de Mérida, y en el badén de Talavera, próximo a Badajoz.

Por tanto, hasta octubre, se continuará con las labores de control de la plaga con barreras y vigilando con embarcaciones las orillas para retirar las plantas que aparezcan en los tramos limpios, unas tareas en las que están destinadas alrededor de un centenar de personas.

Embarcaciones

Moraleda, acompañado por la delegada del Gobierno en Extremadura, Yolanda García Seco, ha hecho entrega este jueves de las dos embarcaciones al teniente coronel Juan Esteban, jefe del Primer Batallón en Emergencias de la UME, que ha explicado que cuando el año pasado se solicitó su presencia en el dispositivo de lucha contra el camalote comprobaron que necesitaban material específico para este trabajo.

Así, ha explicado que las embarcaciones de la UME son neumáticas y son «muy frágiles» en estos tramos de río porque «se pinchan y no cumplen bien el cometido». Además, ha añadido que esta lancha es extrapolable a «muchas otras situaciones» en las que se requiera la presencia de la unidad militar, como por ejemplo zonas inundadas con obstáculos en el fondo que puedan dañar la embarcación.

Trabajo «extraordinario»

A su vez, la delegada del Gobierno en Extremadura, Yolanda García Seco, ha agradecido a las dos instituciones el trabajo «extraordinario» que han venido realizando en el Plan Integral de Lucha contra el Camalote.

Con la entrega de estas embarcaciones se da continuidad, ha dicho, a la colaboración que se mantiene desde octubre del año pasado y que «se pretende que continúe una vez que la planta entre en parada vegetativa», ha dicho García Seco.

Actualmente, ha reiterado, los trabajos se centran en contener la invasión y tratar de que se mantengan en «buenas condiciones» todas las zonas que se han limpiado con «un esfuerzo enorme» durante los meses de invierno, para que no vuelvan a estar invadidas.

Con todo, ha señalado que espera que con la segunda fase de intervención prevista para el próximo invierno se pueda «ver el final de este plan intensivo, que no será el final del camalote, pero sí de la eliminación tan intensa» de la planta de los últimos años.

Por último, ha insistido en que actualmente se trabaja en el control y vigilancia de la plaga. «Este no es el mejor momento para retirar camalote, sino para estar vigilantes para que las barreras no se saturen y para controlar los rebrotes», ha señalado.

Situación de la cuenca

Por otro lado, a preguntas de los periodistas sobre la situación de la cuenca, el presidente de la CHG ha señalado que tanto la campaña de riego como el abastecimiento están «garantizados».

En concreto, ha señalado que se está en «plena campaña de riego», con las reservas aproximadamente en el 49 por ciento, con más de 3.500 hectómetros cúbicos.

Más información