La región despide el cuarto invierno más seco en cuatro décadas

Turistas estadounidenses junto al Teatro Romano de Mérida el pasado 15 de marzo/HOY
Turistas estadounidenses junto al Teatro Romano de Mérida el pasado 15 de marzo / HOY

Extremadura registra el octavo más cálido de los últimos 39 años

El invierno que finaliza este martes a las 22.58 horas ha sido el cuarto más seco y el octavo más cálido de los últimos 39 años en Extremadura, una tendencia de menos lluvias y de clima más caluroso con respecto a lo habitual que también se espera para la primavera.

El delegado territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Extremadura, Marcelino Núñez, ha informado de que las precipitaciones han alcanzado los 53 litros/m2, el 40 por ciento del valor esperado, debido principalmente a diciembre y febrero, que fueron meses muy secos, aunque en enero tampoco se llegó a la media.

Si se tiene en cuenta el último semestre también se puede hablar de un déficit de lluvias, ha advertido, ya que aunque los meses de octubre y noviembre fueron algo más lluviosos, se vieron lastrados por el comportamiento del invierno, ha precisado Núñez

Con respecto a las temperaturas, la media en el último trimestre fue de 9,2 grados, 0,7 grados sobre los valores normales para el invierno, por lo que se ha convertido en el octavo invierno más cálido de los 39 últimos años.

Diciembre fue muy cálido en comparación con lo habitual, ha subrayado Núñez, mientras que en enero y febrero tampoco se alcanzaron las temperaturas normales del periodo invernal.

Estas circunstancias se deben a la habitual presencia del anticiclón durante los últimos meses, lo que también se refleja en el número de horas de sol registrado -614 en la provincia de Cáceres y 515 en Badajoz, un 133 y un 122 por ciento, respectivamente, superiores a lo habitual-.

Entre los hechos más significativos del periodo se han encontrado algunas heladas, dos episodios de borrascas profundas -el 5 y 6 de marzo, que dejó vientos de 104 kilómetros por hora en Jerez de los Caballeros y el 1 y 2 de febrero- y las abundantes nieblas.

Según las previsiones, marzo finalizará también siendo más seco y cálido de lo habitual.

Cómo será la primavera

La primavera será en general, con la «prudencia» con la que se deben tomar estas predicciones, ha dicho Núñez, con precipitaciones por debajo de lo habitual y temperaturas más cálidas con respecto a la media.

Núñez ha explicado que indudablemente, si se hace un análisis de los años transcurridos del siglo XXI, las temperaturas son cada vez más elevadas en el planeta y en Extremadura, fruto del calentamiento global.