La región estrena las guías sonoras en dos carreteras del norte de Cáceres

Guía sonora en uno de los bordes de la EX-203 a la altura de Tejada de Tiétar. :: palma/
Guía sonora en uno de los bordes de la EX-203 a la altura de Tejada de Tiétar. :: palma

El sistema consiste en un fresado del pavimento en el centro y los laterales de la vía, que al pisarse hace vibrar el coche para avisar del abandono del carril

Antonio J. Armero
ANTONIO J. ARMEROCáceres

Extremadura ya tiene dos carreteras con guías sonoras longitudinales. La EX-203, que atraviesa la comarca de La Vera desde Plasencia hasta el límite con la provincia de Ávila, es una de las elegidas para estrenar este sistema de seguridad vial que la DGT (Dirección General de Tráfico) empezó a implantar en España el año pasado. En esta carretera autonómica hay unos 34 kilómetros con este sistema, una distancia similar a la que hay en la EX-119, que une Navalmoral de la Mata y Jarandilla de la Vera. Esta es la otra carretera que usa esta medida de seguridad.

El sistema consiste en un fresado (agujereado con una fresa, una herramienta dotada de cuchillas que perforan el terreno) del pavimento. En el caso de la EX-203, se ha hecho tanto en los laterales de la calzada como en el eje que separa uno y otro sentido de la circulación, en los tres casos justo encima de las marcas viales blancas. Esta especie de arañazos al asfalto en los bordes y el centro de la carretera tienen veinte centímetros de largo y de 15 a 17 de ancho, una profundidad de 1,2 centímetros y se sitúan separados entre sí por una distancia de entre 25 y 35 centímetros. Al pisarlos con las ruedas de su vehículo, el conductor escucha un ruido y percibe una vibración que le hacen reaccionar. Están concebidos como un sistema que alerta del abandono del carril y que ayuda a evitar los accidentes por colisión frontal, frontolateral o por salida de vía tanto por la derecha como por la izquierda.

«Según diversas investigaciones -asegura la DGT-, las bandas sonoras en el eje son una medida que estadísticamente ha demostrado una reducción de entre el 38% y el 50% de los accidentes con víctimas en carreteras de calzada única y doble sentido de circulación, que son en las que se producen 77 de cada cien muertos por accidente de tráfico. Las guías en los laterales consiguen rebajar la siniestralidad entre un 35% y un 63%, añade Tráfico. «Incluso en los casos en los que no se consiga recuperar el control total del vehículo -explica el Ministerio del Interior-, la alerta que proporcionan estas bandas mejoraría la reacción del conductor, reduciendo la severidad del impacto y sus consecuencias, en caso de producirse».

Estas bandas reducen las colisiones en carreteras convencionales entre un 35% y un 63%, detalla la DGT

En la EX-203 se han instalado en el centro de la calzada a lo largo de 33,79 kilómetros, del total de 153 que tiene esta carretera entre Plasencia y Madrigal de La Vera.

Los trabajos para instalar este sistema fueron adjudicados por 126.761 euros, con un plazo de ejecución de tres meses. La EX-203, cuya denominación oficial es de Plasencia al límite con la provincia de Ávila por Jaraíz de La Vera, es una carretera de la Junta, y una de las más transitadas del norte de la región junto a la N-110 (la carretera que atraviesa el valle del Jerte). Según el mapa oficial de aforos del año 2015, tiene una IMD (Intensidad Media Diaria) de casi 8.000 vehículos a la salida de Plasencia, y se acerca a los cuatro mil entre Pasarón y Jaraíz. En el resto de su trazado, el tráfico oscila entre los mil y los tres mil vehículos cada 24 horas.

Según la Junta de Extremadura, ya se han instalado las bandas longitudinales en dos tramos de la EX-203, el comprendido entre los kilómetros 0 y 37, y el que va del 39,9 al 42,3.

Además, existen bandas longitudinales, también en los bordes y en el eje, en la N-119 (entre Navalmoral de la Mata y Jarandilla de la Vera) a lo largo del tramo que va desde el punto kilométrico 1 y el 39, indican desde la Consejería de Economía e Infraestructuras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos