La región centrará su ayuda humanitaria este año en Oriente Próximo y África

Ángel Calle, de Aexcid, en una jornada sobre cooperación. :: hoy/
Ángel Calle, de Aexcid, en una jornada sobre cooperación. :: hoy

La Aexcid prevé llegar a 700.000 personas de 23 países con su plan de 2019

REDACCIÓN

mérida. Oriente Próximo, el África Subsahariana y el norte de este continente serán los destinos prioritarios de la ayuda humanitaria de Extremadura a lo largo del presente año.

Con el plan anual de cooperación regional, que se publicó ayer en el Diario Oficial de Extremadura (DOE), la Agencia Extremeña de Cooperación al Desarrollo (Aexcid) prevé llegar a 700.000 personas de 23 países a través de las acciones de directas, indirectas o concertadas.

Dicho documento refleja el compromiso político de este órgano, que dependiente de la Junta de Extremadura, con la ejecución de la Agenda 2030 Internacional de Desarrollo y sus 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS) y sitúa a las áreas geográficas de Oriente Próximo y África como de especial atención.

Las acciones en Extremadura irán dirigidas a la educación para el desarrollo

El texto también recoge la voluntad de cogestionar las políticas de cooperación con las 245 entidades y organizaciones no gubernamentales del desarrollo (ONGD) censadas en Extremadura.

Por otro lado, el plan anual ha modificado la actuación de la cooperación extremeña en dos países: República Democrática del Congo y Guinea-Bissau. Esto se ha hecho teniendo en cuenta el principio de alineación con el quinto plan de la cooperación española, que presta especial atención a ambos estados.

Paralelamente a las acciones en el exterior, la cooperación extremeña impulsa acciones en el interior de la región, de la mano de las asociaciones y ONGD para contribuir «al proceso de transformación y construcción de una ciudadanía global, solidaria y cosmopolita».

En este marco, se prevé que las acciones lleguen a 70.000 extremeños desde la transversalidad de la educación para el desarrollo.

Igualmente, el plan desarrolla este año un modelo de cooperación que garantiza la sostenibilidad, defiende el feminismo, lucha contra las desigualdades e interviene en procesos de movilidad humana y flujo de migraciones, objetivos que coinciden con los del Plan General 2018-2021.