Fomento inicia los trámites para empezar a construir la autovía Cáceres-Badajoz

Carretera Ex-100:: HOY/
Carretera Ex-100:: HOY

El Gobierno saca a información pública el subtramo entre la A-66 y el río Ayuela, que se podría licitar a finales del próximo mes de julio

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

El Ministerio de Fomento maneja la previsión de iniciar la construcción del primer tramo de la autovía que debe unir Cáceres y Badajoz antes de que acabe el año. Esta es la estimación que se extrae de la publicación en el Boletín Oficial del Estado del proyecto de construcción de la futura autovía, bautizada A-58 Trujillo-Cáceres-Badajoz. Las obras se desarrollarán a lo largo de 13,5 kilómetros, todos en el término municipal de Cáceres. Son los correspondientes al subtramo entre la A-66 y el río Ayuela. Fomento lo somete a información pública para las expropiaciones necesarias. El presupuesto de licitación asciende a 71,2 millones.

El Gobierno y la Consejería de Economía e Infraestructuras firmaron el 17 de abril pasado un acuerdo sobre el cambio de titularidad de esta carretera, desde su conexión con la Autovía de la Plata, A-66, hasta su conexión con la Autovía del Suroeste, A-5, incluyendo sus respectivos enlaces.

EN SU CONTEXTO

543.31
millones de euros es el coste del proyecto de la futura autovía que fija el Plan Plurianual de Infraestructuras 2016-2030 de la Consejería de Economía, presentado en abril de 2018. Desde la Administración regional se da por descontado que ahora costará menos, unos 400 millones.
87.350
metros es la longitud actual de la carretera autonómica EX-100 que conecta la capital provincial cacereña con la pacense, según datos de la Junta de Extremadura.
Ocho
subtramos, desglosados a su vez de cuatro tramos, presenta el proyecto de construcción de autovía entre las dos capitales provinciales. El subtramo con más kilómetros es el que prevé actuar entre Villar del Rey y Bótoa, con una longitud de 24,6 kilómetros.
Dos
viaductos, ocho pasos superiores y un paso inferior presenta el primer tramo que se empezará a construir antes de finales de año, el tramo A-66/río Ayuela.

Hace apenas diez días se produjo el acta de cesión de la EX-100 Cáceres-Badajoz entre el jefe de la Demarcación de Carreteras del Estado, Fernando Pedrazo, y el director general de Infraestructuras de la Junta, José Luis Andrade, para que la carretera se convierta en autovía, sufragada con los Presupuestos del Estado. De esta forma la vía pasa a ser estatal como antes lo fue hasta que en la reciente etapa democráctica pasó a ser de titularidad autonómica.

Por vía de urgencia, el Gobierno inicia ahora el procedimiento que debe acabar hacia finales de julio o inicios de agosto con la licitación de ese subtramo y la adjudicación de la obra a lo largo del otoño, indicaron ayer a HOY fuentes de la Junta.

De esta forma se desbloquea un proyecto del que se lleva hablando décadas en Extremadura sin que haya fructificado. En 2013 se concluyó su redacción y en 2016 se aprobó definitivamente el trazado.

La última cifra apuntada por la Junta de Extremadura sobre el coste de la misma llegó en abril del año pasado, cuando se presentó el Plan Estratégico Plurianual de Infraestructuras: 543,31 millones.

Fuentes de la Consejería de Economía indicaron ayer que es seguro que una vez se pongan en marcha las licitaciones y las adjudicaciones de los diferentes tramos su coste sea menor, pero no dejará de seguir siendo sobresaliente: rondará los 400 millones en total.

Proyecto definido

El proyecto de la nueva autovía consta de cuatro tramos y ocho subtramos. El primero tramo es entre la A-66 a la altura de Cáceres y la sierra del Horno. Con un presupuesto de licitación de 124,4 millones (IVA incluido). Tiene una longitud de 23,4 kilómetros. Arranca en las proximidades de la capital cacereña, donde enlaza con la A-66, y discurre por los llanos de Cáceres (pasando sobre los ríos Salor y Ayuela) hasta las primeras estribaciones de la sierra de San Pedro.

La actuación se divide en dos subtramos, de la A-66 al río Ayuela, el primero que se hará tras su publicación ayer en el BOE, y del río Ayuela a la sierra del Horno.

Ese subtramo A-66-río Ayuela incluye dos calzadas de 7 metros de ancho (dos carriles de 3,50 m), arcenes exteriores de 2,50 metros e interiores de uno, con mediana de 10 metros de ancho.

El segundo tramo tiene una longitud de 16,8 kilómetros. Empieza a la altura del cortijo Venta del Guzmán, en el kilómetro 25 de la EX-100, y termina a 500 metros del cruce de la carretera de Villar del Rey BA-157. También tiene dos subtramos, Sierra del Horno-Puebla de Obando y Puebla de Obando-BA-157. El presupuesto de licitación asciende a 125 millones.

Plano de expropiaciones en el primer tramo:: MINISTERIO DE FOMENTO
Plano de expropiaciones en el primer tramo:: MINISTERIO DE FOMENTO

El tercer tramo discurre entre Villar del Rey y Bótoa, con una longitud de 24,6 kilómetros. Se divide en dos subtramos de 12,3 kilómetros cada uno. El presupuesto de licitación recogido en el proyecto asciende a 135,2 millones de euros.

Por último, el tramo entre Bótoa y la A-5 en Badajoz tiene una longitud de 15,5 kilómetros. Como elementos singulares destaca el paso sobre el río Gévora, así como sobre la futura línea de alta velocidad.

Estos dos viaductos condicionan el coste de ejecución, de modo que el presupuesto de licitación asciende a 154 millones.